Dokidoki Renai – Capítulo 41: El beso, el perro y el lobo (3)

Traducido por Naiarah

Editado por Susibet


Cuando me desperté por la mañana, por alguna razón, Ichigo-chan me estaba abrazando.

Esta situación no era imprevisible… ahora, es parte del curso, pero todavía es chocante. ¿Es este el comportamiento normal de los chicos de instituto? He tenido suficiente de esta pregunta. Esto no es normal, incluso yo sé eso. Seguir leyendo

Anuncios

Buke – Capítulo 5: Mis huellas

Traducido por Tomoe

Editado por Sakuya


El día en que mi madre murió.

No puedo olvidar ese día.

Mi hermano y yo estábamos ansiosamente esperando el regreso de Madre desde la capital.

. . . . . . pero nuestro deseo de ver a Madre no fue satisfecho. . . . . . en su lugar, nos encontramos con un mensajero con una grave expresión. Seguir leyendo

Dokidoki Renai – Capítulo 38: Datos de creación de Yurino Subaru

Traducido por Naiarah

Editado por Susibet


Yo, Yurino Subaru, estaba pensando de esta manera.

Me pregunto ¿cuál será el rango de favorabilidad de Makoto en este punto? Sería capaz de verlo en números si fuera el juego, pero este mundo es de alguna forma la realidad así que no sé los valores numéricos de los niveles de favorabilidad de los personajes. De una forma o de otra, no tengo más opción que discernir la favorabilidad de los personajes hacia Mako a través de sus acciones. Seguir leyendo

Yuusha Yori – Capítulo 22: Preliminares, cuerpo de Arquería, segundo día

Traducido por Naiarah

Editado por Haru


Asientos de la audiencia del personal militar

Punto de vista de Chie

— ¿¡El refuerzo mágico fue demasiado fuerte!?

El estúpido espadachín y yo normalmente hablamos a la vez.

Era el segundo día de las preliminares. Conrad, Amy, el estúpido espadachín, el señor musculoso y yo estábamos todos en el área de asientos del personal militar.

La razón de que el estúpido espadachín y yo estuviéramos sincronizados fue que estábamos confundidos cuando Amy de repente se disculpó con Conrad después de que él viniera somnoliento al área. Cuando el musculoso, Amy y Conrad se nos unieron, los tres explicaron la razón de su disculpa con voces altamente somnolientas. La razón de esto parecía ser que habían estado despiertos casi toda la noche con Amy, repitiendo el refuerzo mágico.

—Así que por eso las armaduras de Kyle y Deen se abollaron.

Mi cara se tensó cuando escuché esto.

— ¿Eh? ¿La armadura de Deen fue abollada?

Me preguntó el estúpido espadachín como si fuera la primera vez que lo escuchaba. Oh claro, este chico se fue sin asegurarse de que Deen estaba bien.

—Umm, ¿no deberías preocuparte y asegurar que tu oponente está bien después de lanzarle por los aires?

Le pregunté, asombrada. Conrad y los demás también miraron al estúpido espadachín con asombro.

— ¡Es–, Espera! ¿¡Por qué me estáis mirando así, chicos!?

Preguntó el estúpido espadachín vacilando antes nuestras miradas. La temperatura de habitación pareció caer rápidamente ante su reacción. Entonces, cuando la tensión en la sala estaba alcanzando su pico:

— ¡Ah! Aquí está, ¡Capitán del cuerpo de espadachines!

Un hombre del cuerpo de espadachines entró con prisas. Parecía haber estado buscando por todo el lugar al estúpido espadachín.

— ¿Hmm? ¿Qué pasa? ¿Por qué estás tan apurado?

Le preguntó el estúpido espadachín al hombre. ¿Qué estaba pasando?

— ¡No sólo diga, qué pasa! ¡Las costillas del vice capitán Deen estaban fracturadas, así que ha tenido que ser hospitalizado!

— ¿¡Eh!?

Todos estaban sorprendidos ante el repentino reporte. Especialmente Amy, cuya cara se volvió pálida. El hombre del cuerpo de espadachines dijo:

— ¡Por favor venga a visitarle luego!

Con esto, se fue. Estuvimos sin habla por un momento.

— ¡Vamos Amy, anímate!

Ahora, estamos intentando animar a la decaída Amy mientras mirábamos las preliminares del cuerpo de arquería.

Amy era una persona tímida que tomaba responsabilidad de sus acciones. De hecho, era una de sus virtudes, pero este incidente la afectó profundamente.

—….

Amy agachó su cabeza tristemente. Parecía que nuestros intentos de animarla sólo la hacían estar más decaída.

—Quiero decir se-seguro, tal vez lanzaste un refuerzo mágico excesivo, y sería malo si no te sintieras responsable de ello, pero quién le hirió fue el estúpido espadachín. Sólo lleva a este estúpido chico contigo cuando lo visites, y estoy seguro de que todo saldrá bien.

— ¡Oye! ¿¡A quién llamas estúpido!?

El estúpido espadachín gruñó a mi lado mientras daba lo mejor para reconfortar a Amy.

—Bueno, tu actualmente lo heriste, Adel.

El hermano musculoso intentó calmar al estúpido espadachín. Éste se calló al escuchar esas palabras, y miró al suelo resentido. Arhg, ¿era un niño o algo?

—Ah, es cierto. Comandante, viste los combates del cuerpo de espadachines con Alice y los demás ayer, ¿verdad?

Conrad repentinamente cambió de tema, pareció que también intentaba cambiar el humor. Realmente tenía que agradecerle, cambiando el tema de conversación a uno más animado, el humor de Amy podría mejorar. Como se esperaba de Conrad, era un hombre capaz.

—Bueno, originalmente había acordado reunirme sólo con Claude, pero me encontré con Alice por casualidad en el camino así que acabamos viendo los combates juntos.

—Así que eso pasó.

Conrad asintió entendiendo, haciendo que los otros tres ladeasen sus cabezas confusos.

—Ei, ¿quién es Claude?

El hermano musculoso hizo la pregunta que Amy y el estúpido espadachín tenían en mente.

¿Qué, ellos no saben sobre él?

Como el Investigador Encubierto Imperial, la identidad de Claude era principalmente secreta. Sin embargo, era más bien conocido por sus “excursiones” al distrito comercial.

—Es mi amigo.

Ya que explicarlo era un dolor, respondí de manera simple.

Además de ser un camarada y un compañero de crimen, entre otras cosas, ya que fue mi primer igual, usé la palabra amigo.

—Amigo… ¿como tu compañero?

Dijo el musculoso con una expresión sorprendida. Fue un poco grosero.

—Bueno, ¡es más o menos mi amigo! ….. pero, en el imperio, él es el único que tengo…

—….

Respondí su pregunta, pero me entristeció el hecho de que, a parte de Claude, no tenía a nadie más a quien llamar amigo.

Podría haber sido mi imaginación, pero los estridentes soldados parecían haberse silenciado desde que volví…

—Uhhh, eso, um… lo siento.

El musculoso se disculpó por deprimirme.

Basta, es demasiado triste. Argh, ¡todos me miran con lástima en sus ojos! ¡¡Incluso el estúpido espadachín me está mirando así!! Un incómodo silencio invadió el área de asientos de los militares. Esta lastimera consolación continuó hasta pasado el comienzo de las finales del cuerpo de arqueros…

 

♦ ♦ ♦

 

Terrenos del torneo del cuerpo de arquería

Punto de vista de Adolf

Estaba esperando la señal de inicio del combate contra la vicecapitana del cuerpo de arqueros, Charlotte Aveline.

Parecía que la zona de los asientos del personal militar se había calmado, por alguna razón. ¿Ha pasado algo? Una extraña y pesada atmósfera brotaba de allí…

—… Capitán, ¿estás siendo complaciente?

Oí a Charlotte comentando malhumorada sobre cómo estaba mirando al área de asientos del personal militar, así que me giré hacia ella. Charlotte tenía su largo cabello sujetado en una cola de caballo, que flotaba a su espalda hasta su cintura y unos ojos agudos y azules, todo complementado con una digna cara. Su altura era media, alrededor de 160 cm. Vestía una armadura de cuero sobre una camisa blanca, unos pantalones marrones también de cuero y unas botas negras altas. Era la segunda del cuerpo de arquería, con mi ayuda… o no.

—Sheesh, siempre eres así. Tu actitud muestra que no tienes interés alguno en tu oponente. Eres realmente bueno irritando a tu oponente, lo sabes. ¿Pero por qué? ¿Realmente no tienes interés en tu oponente? Ah, así que es eso. Esto es sólo tu comportamiento normal. Cuando teníamos que lidiar con el papeleo, siempre encontrarías una razón trivial para huir, y entonces, cuando regresabas a la mañana siguiente, todavía ni siquiera intentarías ayudar con el trabajo. ¿Odias a nuestros subordinados? ¿Es eso?

Charlotte no intentó ocultar su mal humor cuando describió directamente sus quejas. Quizás era sólo mi imaginación desatada, pero esas palabras se sintieron como flechas atravesando mi pecho. La actitud de Charlotte hacia mí no era nada inusual, pero hoy estaba el doble de mordaz.

—Haah~

— ¡Ei, Capitán! ¿Estás escuchando?

Parece que dejar escapar un suspiro fue un error. Sus comentarios sardónicos se estaban volviendo insoportables, así que decidí que era el momento de llamarle la atención.

—Charlotte, ¿por qué estás de tan mal humor hoy?

—… ¿Por qué… es esto?

—…. ¿Huh?

¿Fue esa pregunta un error? Cuando pregunté, pareció como que Charlotte estaba emitiendo un aura oscura. ¿Fue sólo mi imaginación?

Charlotte tembló mientras cerraba sus puños con fuerza y empezó a responder en una baja y espantosa voz.

— ¿Tu piensas que no tengo una razón para estar enfadada? Sabes que te pedí que firmaras los papeles ya que era la semana antes de los preliminares. Todavía, incluso ahora, probablemente aún no has ni siquiera mirado un sólo papel de los documentos, ¿me equivoco? Apuesto a que saliste a pasear en cambio. ¿No? Probablemente fuiste e hiciste movimientos en todas las chicas que viste, tanto en el castillo como en la calle, ¿no? Debe de ser genial tener sirvientes. Puedes sólo darles todo tu trabajo a ellos y salir a hacer lo que quieras, tu…

Empecé a sudar frío al escuchar las palabras de Charlotte. Mierda, olvidé esos documentos.

—Haah~, Por qué tiene que ser tan difícil ser el capitán del cuerpo de arqueros… Sería mucho mejor si fueras como Caballero negro-sama: celoso sobre el trabajo, considerado con el trabajo de sus subordinados, y, sin abusar de su poder, realmente preocupado por la gente y el país.

*Biku*

Escuchando las palabras de Charlotte, mi cara se crispó. ¿Por qué ella me compararía a mí con ese chico, el Caballero negro? ¿Por qué él de toda la gente? Hay al menos otros cuatro capitanes… Bueno, excluyendo a Adelbert… tres otros capitanes.

—… ¿Por qué me estás comparando con el Caballero negro?

Esta vez, yo era el que estaba de mal humor.

El apodo que Caballero negro me dió fue bueno, pero no sabía lo que significaba al principio. Los malos sentimientos que tuve se habían ido y ahora interactuamos normalmente, pero pensando en ello, nuestras actitudes tenían la culpa en ese entonces. Ya que es el caballero que Conrad respeta, ciertamente no podría negar que era el mejor caballero. Yo sabía todo eso… ¡pero aún!

¡Sólo no podría aguantar siendo comparado con el Caballero negro!

Sin embargo, Charlotte no sabía sobre esos pensamientos y, como si el anterior mal humor fuese una mentira, respondió animada.

—Esa persona, como comandante, es incomparable. Él supervisa el entrenamiento de no sólo nuestro cuerpo, sino también el de los soldados de otros cuerpos. No sólo eso, también da instrucciones precisas durante las misiones de subyugación de monstruos o bandidos. Y, lo mejor de todo, actualmente termina el papeleo a tiempo.

*¡Gusa!*

Si sus palabras fueran flechas, entonces esa última línea fue el golpe fatal. Sus anteriores palabras fueron mordaces con intención, pero la más efectiva fue sin querer…

Charlotte lo amplió más.

—Además, esa persona es sólo tan de ensueño~. Cuando caí a un lado mientras peleábamos con un ogro, ¡pensé que estaba acabada! Él galantemente se apresuró montando al unicornio negro. Ah~, fue tan adorable, incluso recordarlo ahora. Después de cortar al ogro, al ver que no me había movido, desmontó del unicornio y se preocupó por mí. Me cargó todo el camino hasta el cuartel.

Cuando ví a Charlotte sonrojarse y revolverse mientras recordaba eso, pensé: ¿¡Quién es esta chica!? ¡La persona delante de mí debería ser mi vicecapitana! ¡Charlotte, una hermosa pero dura mujer trabajadora!

Ella me ha seguido a mí, su jefe, por mucho tiempo, pero nunca la había visto verse como una doncella enamorada. La conducta de Charlotte era famosa en la capital, así que era posible que nadie más hubiera visto este lado de doncella enamorada tampoco.

¿Era esta persona realmente Charlotte?

—Ah, umm… ¿Está bien si empezamos pronto?

Tal vez porque pensó que no podríamos hacer esperar más a la audiencia, o porque se cansó de este lado de Charlotte nunca visto sin fin, probablemente ambos, el árbitro intervino.

—Vamos a empezar de una vez.

Inmediatamente respondí. No sería confundido por esto más.

Sostuve el arco en mi mano izquierda y adopté una posición de batalla. Charlotte regresó a sus sentidos y también se posicionó. Había regresado por completo a la Charlotte normal. Bueno entonces, ganar o perder, ¡vamos a tener una batalla justa!

—Entonces ahora…. ¡¡Empiecen!!

A la señal, ambos nos distanciamos.

—Crea un bloque de hielo: ¡Ice Block!

—Eleva la tierra: ¡Gnome Block!

Ambos invocamos nuestros elementos de especialidad y creamos varias paredes de hielo y tierra para escondernos. Ya que la especialidad de ataque del cuerpo de arquería era a larga distancia, no éramos adecuados para el combate cercano.

Podíamos ir por los puntos vitales y matar con el arco y la flecha, pero golpear a un oponente en movimiento era un arte. Era un arma difícil de manejar, y no muy efectiva contra grandes monstruos. Ya que las técnicas de arquería no eran suficientes por sí mismas, teníamos que usar magia para compensar. Justo como estábamos usando paredes de hielo y tierra.

Contra otro atacante de larga distancia, como un arquero, protegerse a uno mismo contra las flechas era esencial, así que en los terrenos del torneo, donde no había barreras, teníamos que hacer unas propias. A menudo usamos este método en el combate actual.

Por supuesto, no era adecuado para el combate cuerpo a cuerpo o contra grandes monstruos, pero era útil para protegerse contra la mayoría de los ataques. Sin embargo, era imposible esconderse siempre. Me moví hacia las paredes de hielo mientras me quedaba a cubierto. Asumiendo que Charlotte estaba haciendo lo mismo, deberíamos de estar acercándonos gradualmente el uno al otro.

Saqué una flecha del carcaj en mi espalda. Normalmente, encantaríamos la flecha con magia para aumentar su habilidad letal, pero eso nos descalificaría en este combate. Aunque las flechas estaban reforzadas con magia, no llegaba hasta ese extremo y sólo tenían el poder para causar un moretón. Incluso si golpeaba la cabeza, sólo causaría mareo.

Pensé que eso era el sentido de esto, pero matar a alguien sería motivo de descalificación en este combate. Incluso usando las flechas de la competición, ya que están reforzadas con magia podían ser letales.

Ese era el porque, si las flechas estaban encantadas, significaría que hubo un intento de matar.

Mientras la buscaba, con mi cuerda del arco sin tensar, Charlotte y yo nos cruzamos.

— ¡Ba!

Disparé la flecha

 

♦ ♦ ♦

 

Asientos reservados para el personal militar

Punto de vista de Chie

—Como se esperaba, ya que es un combate entre el capitán y la vicecapitana, está en un nivel completamente distinto.

Comentó el musculoso del combate entre el ikemen de largo cabello azul y Charlotte.

¿Ha pasado algo, para que haya esta escalofriante sensación poco antes de que comenzara el combate?

Mientras observaba la final, pensé en cómo estaban actuando esos dos antes del combate. Charlotte había estado hablando duramente hacia el ikemen de cabello azul como siempre, pero en cierto punto, ella se puso de buen humor.

Charlotte Aveline era la vicecapitana del cuerpo de arqueros. Tenía 20 años. Tres meses antes, ella y yo habíamos subyugado ogros juntas; siempre llevaba a los mismos pocos subordinados excepto en esa ocasión. Normalmente, Conrad vendría conmigo como mi asistente, pero tenía otro trabajo ese día, así que llevé a Charlotte como sustituta de mi ayudante. Entonces, algo pasó.

Nunca había tenido otro ayudante que Conrad acompañándome antes, así que me moví como si Conrad estuviera conmigo. Para ponerlo simple, dí órdenes a los subordinados sin considerar la diferencia de nivel entre Conrad y Charlotte. Como resultado, la pierna de Charlotte resultó herida por el ataque de un ogro.

Estaba lejos de ella, encarando a otro ogro, pero mi sangre se congeló cuando ví eso. Dándome cuenta de que era mi culpa, despaché al ogro delante de mí. Afortunadamente, fui capaz de subir en Hayate, y ya que avanzó a máxima velocidad, saqué a Sakuya y decapité al ogro que atacaba a Charlotte. Desmonté de Hayate en cuanto se detuvo, me apresuré hacia ella y realicé los primeros cuidados en su pierna mientras me disculpaba.

Habría sido mejor para ella regresar al cuartel a caballo, pero ya que era el único caballero ahí, no había caballos. Hayate absolutamente nunca llevaría a nadie excepto yo, así que tuve que cargarla, como una princesa, de regreso al cuartel.

Yo nunca he sido cargada de este modo, así que nunca pensé que llegaría el día en que tendría que cargar a alguien así. Después de recordar esto, regresé a mirar el encuentro. Había una ligera diferencia en las reglas para los encuentros del cuerpo de arqueros.

Si las flechas no estuvieran mágicamente reforzadas, tendrían mínima fuerza, así que las flechas de los encuentros serían inefectivas y nada pasaría. Por eso, el encuentro no fue inútil. Si la cabeza de la flecha golpeaba el lado izquierdo del pecho, lo que sería el corazón, eso decidiría el final del encuentro. Cada cuerpo tenía las mismas reglas para el último día de los preliminares. Parecía que había gente que estaba insatisfecha con las normas que lo terminaban demasiado rápido, pero pensé que era bastante interesante.

En cada encuentro, usaban su magia especial para crear un ambiente de combate, y ya que nunca era el mismo, era excitante mirar las batallas. Entonces, cuando se movían para evitar las flechas, había el suspense de no saber cuándo ¡serían golpeados! Bueno, en medio de todo, me quedé cabizbaja y sólo tenía vagos recuerdos de los combates, pero ¡las batallas del cuerpo de arqueros me tuvieron al borde mi asiento!

El encuentro actual era especialmente emocionante. En estas circunstancias, el nivel de su técnica, fuerza y juicio excedía de lejos el de los demás. Anticipaban los ataques de su oponente y los esquivaban mientras continuaban atacando. Se veía fácil de hacer, pero era difícil. A diferencia de las armas de corto alcance, uno no podía dudar cuando atacaba desde la distancia. Si estaban más cerca, su precisión mejoraría, pero entonces no serían capaces de lidiar con los ataques con espadas, lanzas y armas similares.  

Sería diferente si las flechas fueran de metal, pero en este mundo de Eldoa, estaban hechas de madera. Había algunas flechas que podían resistir espadas, lanzas y armas blancas, pero de cualquier forma, las flechas eran proyectiles: armas de largo alcance. Debido a eso, técnica, fuerza y juicio eran tan importantes como el refuerzo mágico para un arquero en la batalla real. Bueno, sólo sabía esto del conocimiento que me fue dado.

Ahora, vamos a centrarnos en el encuentro. Aunque ambos son fuertes, gente de alto nivel, el ikemen de largo cabello azul probablemente ganaría. Después de verle varias veces, entendí que su técnica era superior, sin embargo, no había una aparente diferencia entre ellos en el combate. Había también la posibilidad de que fuera golpeado por una de las flechas de su oponente en el último día de las preliminares.

 

♦ ♦ ♦

 

Durante la Final

Punto de vista de Adolf

—Bueno entonces, tengo que irme pronto.

Mientras estaba tras un bloque de hielo, agarré mi arco. Era más o menos el momento de que la debilidad de Charlotte apareciera. Bueno, ella ha estado intentando mitigar esa debilidad recientemente. Heché a correr en dirección a Charlotte, ella estaba respirando pesadamente, mientras elevaba su arco.

Bien, justo como esperaba. La debilidad de Charlotte es que tiene menos estamina que yo, aunque, ese es mi punto débil también. Además:

—Charlotte, ¿no duraste más esta vez?

Su estamina ha aumentado desde antes.

— ¡Por Por supuesto! ¡¡No me he saltado ni un entrenamiento!!

Mientras decía eso, disparó una flecha hacia mí.

—Heh…

Sonreí mientras la esquivaba y enviaba una de regreso a ella, ya que no estaba intentando darle, la esquivó fácilmente, a pesar de respirar pesadamente. Eso es, la flecha la guió a la posición perfecta, y ahora había sido atrapada.

— ¿¡!?

Charlotte notó que algo estaba mal con el sitio en el que quedó, pero era demasiado tarde.

— ¡Pikipikipki!

Activé la trampa mágica bajo sus pies, y todo su cuerpo se congeló ahí. Esta era también una de las tácticas que los arqueros usamos. Había muchas maneras de restringir el movimiento de un enemigo, pero un oponente cansado como ella era fácil de guiar a una trampa preparada. Una abertura se abría cuando presionabas a un oponente agotado.

—Sheesh, ¡bajaste la guardia!

Cuando dije eso, disparé una flecha hacia la asombrada Charlotte, boló directa hacia ella.

— ¡Ton!

La golpeó en el pecho. Aunque pensé en eso todo el tiempo, fue un sonido lamentable.

—Ganador, ¡Adolf Addisell! ¡El ganador del torneo del cuerpo de arqueros es Adolf Addisell!

— ¡¡Waaaaa!!

La multitud se volvió loca cuando el árbitro anunció al vencedor.

Después de que ambos deshicimos nuestros bloques de hielo, paredes de tierra y trampas nos encaramos.

—Haah~, todavía pierdo…

Charlotte suspiró y dejó caer sus hombros.

— ¡Haha! ¡Por supuesto! ¡Tu derrota era inevitable!

Le respondí felizmente.

Cuando Charlotte lo escuchó, su cara se agrió. ¡Fue realmente aterrador! Teníamos nuestros arcos formales.

—Bueno, ahora iré a donde están Conrad y los otros.

— ¿Huh? ¿Qué estás diciendo?

Charlotte respondió con su tono habitual. Maldición, debí haberme escabullido discretamente a dónde Conrad y los demás estaban.

—Ahora, necesitas terminar el papeleo. Terminalo antes de que el día acabe.

Mientras decía eso, agarró mi cuello y me arrastró.

— ¡Gueh! ¡Hei, para! ¡Duele!

—Pero, si no hago esto, huirás, ¿verdad?

Tch, fui expuesto. Parecía que estaría haciendo papeleo hoy.. Sin embargo, antes de eso…

—Lo tengo, ¡lo tengo! Pero todavía, déjame ir a los asientos del personal militar un momento. Se supone que tengo que reportarme con Conrad después de acabar el encuentro.

— ¿Haah? ¿No está bien si envías un mensaje a través de un subordinado?

Bueno, eso era cierto pero…

— ¡Es sólo esto! ¡¡Lo arreglé para entrenar con Caballero negro después de los preliminares!!

*¡Biku!*

— ¿Con Caballero negro-sama?

Charlotte reacciono cuando mencioné a Caballero negro. Vi sus mejillas sonrojarse y su cara ablandarse. Oye, tú realmente eres…

— ¡Esto es un tema importante! ¡Vamos! ¡Vamos inmediatamente!

Charlotte, quien había entrado en el modo doncella enamorada, me arrastró hacia los asientos del militar personal por el cuello. Cuando ví esto, pensé:

Caballero negro, una mujer increíble ha caído por tí…

Ya que sabía cuán cargante era Charlotte, fue la primera vez que sentí lástima por Caballero negro. Seguí a Charlotte mientras suspiraba.

 

♦ ♦ ♦

 

Asientos del personal militar

Punto de vista de Conrad

—Aah, ¡yo estudié!

Dijo la Comandante después de que Adolf y Charlotte salieran.

— ¿Hm? Caballero negro, ¿todavía estás estudiando, incluso ahora?

Curioso, Brando le preguntó a la Comandante.

—Ah, necesito descubrir qué hacer con el entrenamiento del cuerpo de arquería de ahora en adelante. Por ahora, tendrás que entrenar con el ikemen de cabello azul, señor musculoso.

—… No me llames señor musculoso.

Brandon objetó al apodo que la Comandante le dió. Después de medio año, debería haberse dado cuenta de que era inútil.

—Haah, lo que sea. Esto aparte, tengo hambre. Ya que parece que el Caballero negro tiene trabajo, deberías esperar aquí. También, ya que Conrad es el vicecomandante, deberías enviar a alguien a comprar algo.

Brando se levantó mientras decía eso.

— ¡Vamos, Adel!

— ¡Espera un minuto! ¿¡Por qué yo!?

Adelbert fue llevado.

—Um… esto… yo… también…

Después de eso, Amy les siguió, y fui dejado esperando con la Comandante.

—De cualquier modo, ¡las finales fueron realmente increíbles!

Mientras hablaba con la Comandante, ví que su cara había empezado a perder el brillo de la emoción.

—Sí, como se esperaba de Adolf y Charlotte.

Respondí, encantado de que la Comandante lo hubiera disfrutado. Ella que tiene que esconder su apariencia y tiene que vestir constantemente la armadura. Pensé que ella se sentiría apretada la mayoría del tiempo. Cuando escuché que ella no se consideraba una adulta madura a los 17 años, dudé si podría soportar el trabajo de ser la Comandante. Sin embargo, a pesar de esas dudas, ví que la Comandante trabajaba por el bien del país con todo su esfuerzo, y sentí que fue bueno que sirviera bajo su mando.

Además, Claude estaba ahí como amigo de la Comandante, que estaba inmersa en el trabajo cada día. Donde sea que ella hablara con él, realmente se divertía. Aunque estaba celoso, también estaba agradecido por ello.

Ya que ella era de un país extranjero, a veces ella miraba al cielo con una expresión solitaria en su cara. Sólo había aprendido que ella no podía regresar más a su país el otro día. Cuando Claude llegó, la Comandante parecía más feliz.

Cuando ella hablaba con un amigo como un igual, estaba realmente llena de vida. Era diferente de como era con Alice y conmigo, aunque confía en nosotros, Alice y yo somos subordinados. Por supuesto, los amigos y los subordinados eran diferentes. Por eso confié en Claude y quería ayudarle con el tema de Alice. Justo como la Comandante, no sabía de dónde venía él, sin embargo, como el único que la salvó de la soledad, era indispensable.

Naturalmente, no perdería ante Claude en apoyar a la Comandante. Además, quería proteger a los allegados a ella. Respeto a la Comandante, pero también siento otra emoción. No sabía qué era este sentimiento, pero era especial para mí.

Estaba de pie cerca de la Comandante mientras sostenía estos sentimientos. Mis pensamientos cambiaron a esto cuando me senté al lado de la animada Comandante.

 

♦ ♦ ♦

 

Punto de vista de Chie

—Yo~, te hice esperar…

En cuanto oí esa voz, levanté mi mirada. Era el Ikemen de pelo azul y, por alguna razón, Charlotte.

—Ah, gracias por tu trabajo.

Por ahora, respondí, esperando a que vinieran.

—Caballero negro-sama, Vicecomandante Conrad, buen día.

Charlotte nos saludó con una dulce sonrisa, como se esperaría de una noble de la alta sociedad, sus movimientos eran refinados.

—Ah, hola Vicecapitana Charlotte.

Regresé su saludo.

De repente, Charlotte empezó a enrojecer y a inquietarse, y yo ladeé mi cabeza, confundida.

—Aah, ¡Caballero negro-sama es realmente galante y de ensueño!

Cuando dijo eso, caminó pasando a Conrad y agarró mi mano izquierda, sosteniéndola cerca de su pecho. Sus ojos estaban brillando, y sus mejillas eran rosas. Conocía esta expresión muy bien, era la misma que las chicas enamoradas le mostraban a Baka-suke.

¿Eh? No podía ser…

—Caballero negro-sama, me gustaría preguntarle algo.

— ¿Eh? Ah, um, ¿qué es?

Respondí nerviosa.

—Caballero negro-sama, ¿tienes una amante?

— ¡Bu!

Los soldados a nuestro alrededor tragaron saliva.

—N-no…

—Entonces, ¿alguien a quien anheles?

*Zazazaza~*

Esta vez, a parte de Conrad y el ikemen de cabello azul, los soldados se alejaron de nosotros. Si pudiera, también me gustaría irme.

—Es-esto, no tengo a nadie tampoco.

*¡Pah!*

Mientras respondía, mi cara se tensó, los ojos de Charlotte brillaron. Cuando ví esa expresión, estaba convencida, era como pensé.

¿¡Cómo se volvió en esto!?

—… Heo, ¿no crees que el Comandante está en problemas? Déjale solo inmediatamente.

Cuando todavía estaba desconcertada, Conrad interrumpió y nos separó, poniéndome detrás de él.

Justo cuando pensé que estaba salvada, la atmósfera entre Conrad y Charlotte se volvió turbia.

—Qué estás haciendo, Vicecomandante Conrad.

—Esa debería ser mi línea, Vicecapitana Charlotte. ¿No sabes que estás molestando al Comandante?

Empezaron a volar chispas de su discusión. Llamé al ikemen de cabello azul.

—Umm, todavía no puedo creer esta situación, así que ¿puedes ayudarme a confirmarla? ¿Qué pasa con la vicecapitana Charlotte?

Le pregunté si lo había malentendido, esperando que él lo negara.

—Entendiste la situación correctamente, y puedo entender tu impulso de escapar. En resumen, la escena delante de ti es la realidad.

Como temía, recibí la respuesta de que era real. Dejé caer mis manos sobre mis rodillas. Después de poner una mano en mi hombro, el Ikemen del cabello azul dijo:

—Simpatizo contigo, pero aceptalo. Charlotte está enamorada de tí de la cabeza a los pies. Siéntete aliviado. Os emparejarán a Charlotte y a tí. Conrad intentará prevenirlo, y Celestia y Amy también te apoyarán. Así que deberías permanecer libre.

No sé qué causó esto, pero el ikemen de cabello azul simpatizó conmigo.

Si esto fuera normal, habría pasión y burlas, pero no había nada de eso aquí.

¿Por qué?

—Por qué es esto…

Justo entonces, las tres personas que fueron a comprar comida regresaron y estaban atónitos por la disputa entre Conrad y Charlotte.

Preguntaron a los subordinados qué estaba pasando, y los soldados dijeron que el Ikemen de cabello azul había estado consolándome, yo estaba de rodillas, durante diez minutos.

♥ ❤ ♥

<Capítulo Anterior                Siguiente Capítulo>

★Capítulos★

Dokidoki Renai – Capítulo 37: La pelea, el perro y el lobo (4)

Traducido por Naiarah

Editado por Susibet


Aunque vinimos a la estación Tachibana por la pastelería que se decía que era enormemente popular entre las chicas –La Angela, Ichigo-chan no ha estado haciendo otra cosa que mirar al interior de la tienda estando parado frente a ella, negándose completamente a entrar. Ya han sido diez minutos, además al ver a Ichigo-chan, las chicas pasan de largo  la tienda rápidamente asustadas. 

Es como un perro salvaje deslizándose en la madriguera de un conejo o un lobo vagando entre un rebaño de ovejas. Aunque él es alto y musculoso como Soutarou, hay algo diferente en Ichigo-chan. ¿Es la fiereza que desprende? Mientras que Ichigo-chan es como un animal salvaje, Soutarou es más amigable y da una sensación de seguridad. Seguir leyendo