Prevenir un harem – Capítulo 3: Mi tiránico cuñado está enamorado de mí

Traducido por Shisai

Editado por Sakuya


Protagonista, ¿qué clase de demonio te perturba?

Ye Zhi Zhou estaba temblando por su triste tono melancólico. No pudo evitar dar un paso atrás y respondió: —No te odio. Solo digo que no me gustas. Seguir leyendo

Anuncios

Yeho – Capítulo 1


— Está lloviendo. — El cielo tormentoso, cubierto por pesadas nubes, no daba razón alguna para pensar lo contrario. Era un aguacero, una lluvia que llegó de forma repentina y que se iría igual que vino.

Acomodé mi cabello sobre el hombro, y al instante sentí un escalofrío; el tiempo  no invitaba a aventurarse al exterior. Sin pensarlo dos veces, me volví a colocar la manta azul para protegerme del frescor pluvial, pero saqué ambas manos fuera, allí donde reinaba la naturaleza, y no pude evitar atrapar varias gotas, empapando así las mangas. Seguir leyendo

Prevenir un harem – Capítulo 1: Mi tiránico cuñado está enamorado de mí

Traducido por Shisai

Editado por Sakuya


Ye Zhi Zhou murió rápidamente, pero fue revivido e incluso como alguien más.

En la ventanilla del coche se reflejaba una cara desconocida. Era muy blanco y muy gordo, tan gordo que ni siquiera podías distinguir las características faciales. Bajó la mirada y midió cautelosamente el “antiguo” teléfono celular en su mano. En sus ojos había un aspecto entumecido, del tipo que sigue a un shock excesivo. Seguir leyendo

Tenseishita Kedo – La hija del Duque: Capítulo 3

Traducido por Elisa

Editado por Haru


[Elisa: hi ~~~ perdonen la tardanza :3 pero estuve ocupada aqui les traigo su dosis de príncipe idiota xD jejeje ~~ disfrutenlo]

El destino es realmente cruel.

Christina colocó su barbilla en su mano mientras maldecía al Dios del Destino.

Christina a pesar de haber soportado su enfado durante la fiesta del té en el palacio, aun así  terminó dejando la impresión de haber sido cegada por los celos y ensuciar a propósito el vestido de Clara. Seguir leyendo

Riku – Capítulo 97: La Obstinación del Antiguo General


Tengo que huir.

Eso le dijeron sus instintos. Una línea de sudor corría por su frente.

Mientras mantenía los ojos en Gortoberuk, confirmó dónde estaba su caballo con el borde de su vista. El caballo estaba completamente destrozado. Probablemente se debió al impacto que recibió del mazo. Aquellos vigorosos ojos de hace unos momentos quedaron en blanco y la espuma salía de su boca. Fuera lo que fuese, era imposible que de repente se levantara o saltara. Seguir leyendo