El Secreto de la Belleza – Capítulo 14: Colisión

Traducido por Akatsuki

Editado por Sharon


Julius y Maxián estaban observando al Ejército del Reino Lakshurusu en la distancia desde una Fortaleza cerca de la Frontera norte del Reino Aullène.

—El Reino Lakshurusu tampoco nos ha atacado hoy.

—Probablemente están siendo precavidos debido a nuestros refuerzos.

—Sí, en cualquier caso, es favorable para nosotros.

Según ellos, no hubo movimientos en el campo de batalla desde que ingresaron los refuerzos en la Fortaleza que defendida por los guardias fronterizos.

El Ejército del Reino Lakshurusu, que estaba posicionado a poca distancia de la Fortaleza, detuvo su ataque y se mantuvo observando.

Como Maxian dijo, ellos tenían en cuenta a los refuerzos que llegaron.

—Te dije que las tropas principales tardarían varios días en llegar.

—Según el informe, ya se unieron al Ejército del norte y reorganizaron las tropas, así que probablemente les tome un tiempo llegar. Con la fuerza principal, nuestros números superarían al Ejército del Reino Lakshurusu. Probablemente iniciemos nuestro ataque cuando lleguen.

—¿Cómo se planeó originalmente? El Marqués Evryac es realmente confiable.

Siguiendo el plan, las tropas en la fortaleza no atacarían, sólo se concentrarán en defender hasta que lleguen las tropas principales.

Por lo tanto, era favorable para el Reino Aullène que el enemigo no esté atacando y se hayan limitado solo a observarlos. El Marqués Evryac les dijo que no los provocarán y que esperaran.

El Marqués Evryac tenía mayor rango que el Comandante de los guardias fronterizos, por lo que ahora era el Comandante Supremo. Cuando llegaran las tropas principales, el mando sería entregado a un Duque.

—¿Los comanda el Príncipe Hedwig? Además de ser un Príncipe también es muy conocido por sus habilidades con la espada.

—Es valiente y osado al igual que dicen los rumores. Cuando llegamos, lo vi en las líneas fronterizas mientras atacaban la fortaleza.

—Ya veo… ¿Él salió al frente a pesar de que es el Príncipe y Comandante Supremo? Eso probablemente significa que tiene mucha confianza en sus habilidades.

Era normal que el Comandante Supremo comandara al Ejército desde la retaguardia. De esta manera, podrían tener una amplia vista del campo de batalla. Además, si el líder fuera  asesinado o sufriera alguna lesión, las tropas se desmoronarían y no sabrían qué hacer. Especialmente si alguien como el Príncipe, que tiene un alto estatus social, esté actuando como su Comandante.

Sin embargo, el Príncipe Hedwig comandaba a sus tropas desde el frente. Él no habría podido hacer algo así si no tuviera confianza.

—Si puedo ganar contra el Príncipe Hedwig… —dijo mientras bajaba los ojos a la espada que colgaba de su cintura y luego a sus manos.

—¿Julius?

—…No, no es nada.

Maxián preguntó porque pensó que Julius estaba actuando raro, pero él lo negó y no dijo nada más.

Aunque sintió sospecha por su respuesta, no se atrevió a preguntarle.

No tenía idea de que Julius había tomado una decisión en secreto…

♦♦♦

[Traducido por Reino de Kovel]

Medio mes había pasado desde que el Ejército Especial partió de la Capital Real. Ambos Ejércitos cerca al límite del territorio norte finalmente habían comenzado la guerra.

La Armada del Reino Aullène se había recluido dentro de la Fortaleza y se había concentrado en defenderse, pero cuando las tropas principales se unieron, empezaron su contraataque.

El número total del Ejército después de la unión era de 7000, de los cuales 3000 eran las tropas principales y estaban en el centro, 2000 eran comandadas por el Marqués Evryac a la derecha, y 2000 los guardias fronterizos que se encontraban en la izquierda.

Mientras tanto, el Reino Lakshurusu no dividió a su ejército de 6000, sino que se reunieron en un punto.

Ambas Armadas consistían en pelotones de 30 a 100 soldados. Cada pelotón estaba comandado por un noble.

Julius y Maxián también eran Capitanes y lideraban un pelotón de 50 soldados.

Algunos Comandantes iban a caballo, mientras que otros iban a pie. No obstante, como los dos pertenecían a Familias Nobles destacadas, subieron a sus corceles.

Los pelotones que lideraron eran granjeros y soldados territoriales, por lo que sus equipos no sobresalían.

El equipo más ortodoxo era una simple lanza hecha de hierro unido a un mango de madera. Los soldados equipados con esto se reunieron con los del exterior. Los que llevaban espadas rodeaban al comandante.

La mayoría de las batallas consistían en pelotones colisionando entre sí con el Comandante a cargo de dar direcciones en lugar de pelear junto a ellos.

A veces, un Comandante ingresaba a luchar. Esto solo sucedía cuando desafiaba a otro en una pelea uno-a-uno.

Una vez que se declaraba el desafío, los soldados dejaban de luchar y formaban un círculo alrededor de los Comandantes. Esto era una etapa de la batalla, la cual comenzaba inmediatamente después de declarar el desafío.

Se consideraba cobarde atacar desde los costados mientras se desarrollaba la pelea, y si alguien lo hacía, perdía la oportunidad de ganar prestigio, además de verse privados de un rango noble.

Era un gran honor ganar en una pelea uno a uno y no había nada mejor que un logro así. Especialmente si el oponente era una persona importante o un caballero de renombre.

Por lo tanto, los Comandantes eran la clave para controlar los movimientos de las tropas, pero también eran objetivos fáciles si eran detectados.

Sin embargo, no había regla que indicara que tuvieran que aceptar la batalla.

Si el oponente era del mismo estatus y te retirabas de la batalla, serías calumniado como un cobarde, pero si había una brecha en el estatus de los contendientes, entonces la persona de mayor estatus podía mantener su honor aunque no aceptara el desafío de la persona de menor estatus. Esto se aplicaba a todos ya que no habría fin si el Duque o el Marqués aceptaran los desafíos del segundo o tercer hijo de un Barón.

Si los de mayor estatus querían desafiar a alguien, era común que su oponente tuviese el mismo estatus que ellos.

—…Pero, si el Príncipe es como los rumores dicen, entonces es muy posible que acepte.

Por supuesto, la batalla no sería oficial hasta que el oponente la aceptara, ya que una persona con un mayor estatus no necesitaba aceptarla frente a personas de rango más bajo que la suya.

Apostando a la posibilidad de que fuera aceptado, Julius movió su pelotón hacia la fuerza principal.

Él que estaba originalmente en la fuerza separada liderada por el Marqués Evryac a la derecha, solicitó un cambio de posición.

Su objetivo era desafiar al Príncipe Hedwig, quien dirigía el Ejército del Reino Lakshurusu. Si ganaba contra el Comandante Supremo del enemigo,  obtendría el mayor honor de la guerra.

Julius, que quería desafiar al comandante, pensó que valía la pena el riesgo.

Por supuesto, su oponente era un Príncipe, y tenía un rango más alto que el suyo que era Conde. Sin embargo, se rumoreaba que el Príncipe Hedwig tenía excelentes habilidades con la espada y que aceptaría el desafío de alguien si sus habilidades también fueran excelentes, sin importar el rango.

Este tipo de solicitud normalmente sería descartada, pero el Duque que actuaba como Comandante Supremo lo aceptó porque no tenía confianza suficiente en sus habilidades. Pensó que podría confiar en Julius, a quien el Príncipe Dudick desafiaba a menudo. Sus habilidades eran bien conocidas en todo el Reino.

De hecho, en el improbable caso de que el Príncipe Hedwig lo desafiara, definitivamente perdería y, si lo rechazaba, sería etiquetado como un cobarde, por lo que su sentido del peligro estaba en lo correcto.

El Ejército del Reino Lakshurusu estaba concentrado en el centro y tenían como objetivo atacar a la fuerza principal del Reino Aullène. Por otro lado, el Ejército del Reino Aullène se extendía de izquierda a derecha con el objetivo de atacar al Ejército del Reino Lakshurusu desde los tres lados.

Las tropas circundantes podrían rodear al Ejército oponente y obtener la ventaja si el enemigo detuviera a las tropas principales, pero si la formación se rompiera, todo se perdería.

En términos de soldados, el Reino Aullène tenía 1000 tropas más que su oponente, pero no era lo suficientemente grande como para concluir con la batalla. Ambas Armadas tenían diferentes tácticas, pero cualquiera podía ganar.

—¡────!

—¡────!

La tensión entre los dos aumentó cuando se miraron el uno al otro.

Y en el momento en que alcanzó su punto máximo, las trompetas sonaron por ambos lados y la bandera de guerra empezó a sacudirse ruidosamente.

—¡Avancen!

Cada pelotón avanzó en respuesta a la señal. Julius sostuvo su espada frente a él mientras daba órdenes.

Ambos Ejércitos avanzaron y finalmente chocaron.

♥ ❤ ♥

<Capítulo Anterior                Siguiente Capítulo>

★Capítulos★

Anuncios

Un comentario en “El Secreto de la Belleza – Capítulo 14: Colisión

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s