Happy Life – Capítulo 50: Consulta

Traducido por Naiarah

Editado por Nelea


Después de eso, Cecil-kun me dejó y se fue a decirle algo a Gilles. No sé que dijo, pero definitivamente él le dijo algo notable. Era probablemente lo mismo que me dijo a mí.

No sé si esto era la causa de ello, pero Gilles empezó a estar ligeramente más reservado a mi alrededor. No fue como si estuviera evitándome, pero por un tiempo, era vacilante a tocarme.

No es que él estuviera mal. Como maestro y sirviente, este era el acercamiento apropiado.

—Pero también es un hecho que ¡no estaba en desacuerdo con esto!

Reafirme mi descontento golpeando la mesa con fuerza. Caldina-san se rió complacida mientras rescataba su taza y platillo de mi ira.

En la cabecera de la mesa estaba una taza para mi uso personal, pero su contenido se había derramado debido a mi palmada. El té negro no tenía la culpa. Sólo estaba pasando por un mal momento así que no me preocupé por ello.

—Bueno, Liz-chan. Entiendo tus sentimientos, pero él fue un noble.

Mientras Caldina-san tomaba un sorbo de su té negro, me mantuve en silencio.

…Soy plenamente consciente de ello. Más bien, siempre lo he encontrado un poco peculiar. Confortada cada vez que me mimaba, he seguido volviendo y confiando en él todo este tiempo aunque no debería.

Pero honestamente, todavía quiero ser mimada por él, y quiero que se quede a mi lado.

—Sé que realmente te gusta Gilles-kun; sin embargo, es importante para tí ahora saber lo que está bien y mal.

—… Sea como sea, ¿está mal… para Gilles amarme?

—Si piensas sobre ello lógicamente.

No encontrando el sabor del té agradable, Caldina-san dio una respuesta madura como si estuviera añadiendo azúcar al té. En vez de tratarlo como si fuera el problema de alguien más, se siento como si estuviera dándome una explicación clara.

Por cierto, Gilles no está aquí. Insistí en que estaríamos teniendo una charla de chicas y le despedí. Probablemente no estará en el lugar de Cecil-kun, ¿no?

…. No es como que esté buscando un aliado, pero a diferencia de Caldina-san, soy incapaz de llegar a una resolución. Más como, que es imposible para mí.

Gilles ha estado a mi lado desde que era niña, habiendo compartido alegría y tristeza. Algunas veces me regaña, pero también me mima y me protege.

Quizás estoy equivocada, pero siento que dependo de él. El resultado de ser tan cercana a él es que he llegado a depender de él.

Viendo mi cara alicaída, Caldina-san puso la taza en la mesa y puso sus codos sobre la mesa. Juntando sus manos con su barbilla descansando en ellas, si expresión era de asombro, como si me estuviera diciendo, qué patética.

[Nota Nelea: alicaída, que está triste, desanimado o deprimido.]

—En cierto sentido, eres cruel, Liz-chan.

—… ¿Cruel?

—Gilles es Gilles y tú eres tú.

Caldina-san se lamentaba mientras me miraba directo a los ojos… Ya que Caldina-san era del tipo de persona que va directa al grano haciendo un lío con ello, estaba ligeramente asustada de ella.

—Liz-chan, ¿te gusta Gilles-kun?

—Bueno, me gusta pero…

—Si no es como un interés amoroso, entonces hay una enorme diferencia. De lo contrario, lo compadezco.

Después de esto, Caldina-san añadió:

—Bueno, si lo ves con un interés amoroso, entonces es incluso más imperativo que te distancies de él. Eres una noble después de todo.

Y se encogió de hombros. No pude más que reflexionar sobre las palabras de Caldina-san en mi corazón.

… ¿Estoy enamorada de Gilles?

¿No estoy segura de esto? Él es importante para mí y le encuentro atractivo. Cuando está a mi lado, me siento aliviada.

No estoy segura de si esto significa que me gusta como un interés amoroso. El sentimiento que tengo por él es diferente del de Su Alteza. Realmente no puedo poner un nombre a esto. Es como una sensación de seguridad, confianza y otros sentimientos mezclados.

—… No lo sé. No estoy segura.

—No te estoy reprochando del todo.~ Sólo hablando con lógica, creo que es mejor si tu mantienes tu distancia cuando estás fuera. Hay hombres sueltos fuera que tienen prostitutas y amantes incluso si son aristócratas. Es más, hay aquellos que se divierten secretamente con los plebeyos.No sería bueno si fuera descubierto.

Concluyó francamente Caldina-san. Si cara estaba ligeramente tensa, pero estoy segura que estaba, a su propia manera, haciendo un esfuerzo para hacerme entender.

Si estaba o no estaba enamorada de él, no podía decirlo… Me pregunto qué piensa Gilles de mí… Si le juzgo sólo por sus acciones, entonces hay una oportunidad de que está bastante enamorado de mí.

—Oh, esto me recuerda, Liz-chan. Será mejor si no te acercas al castillo por un tiempo.

—¿Eh?

Mientras estaba deliberando duramente sobre esto, Caldina-san de repente recordó algo y lo expuso. La miré, tratando de suponer algo por sus ojos, pero me mostró una sonrisa sin emoción mientras me miraba.  

—Estoy diciendo esto para tu propio bien, Liz-chan. Puedes llamarlo un consejo de un mayor.

—… ¿No puedo ir?

—Mm~. No es que no puedas, pero por tí, no deberías. Es mejor si permaneces en casa.

Me respondió con los ojos llenos de preocupación. Incluso si sólo fue ligeramente, su sonrisa cambió a una cargada de preocupación.

—Bueno, Cecil-kun dijo lo mismo también… Pero no hay nada que él pueda hacer.

Confundida, la miré cuando dijo las palabras, “una pena”, pero… No respondió después de todo. Todo lo que hizo fue mirarme con unos ojos que parecían decir que era inútil.

—De todos modos, sólo quédate tranquila en casa por un tiempo, ¿vale?

—Gilles…

Cuando salí de la habitación después de haber sido forzada a confinarme por el tono de su voz, vi a Gilles estando ahí en la distancia.

Mis pequeñas inseguridades deben de haberse mostrado en mi cara cuando Gilles vino, examinándome con preocupación. Su mirada era una cargada de preocupación por su maestro. No había nada más a parte de ese sentimiento que yo podía ver.

… ¿Gilles me ama?… Incluso si eso era verdad, no estoy segura de cómo sería mejor abordarlo. No quiero estar separada de él, pero estaré desconcertada si me descubre su corazón.

—¿Caldina-san dijo algo?

—No… Es sólo yo siendo una niña y…

Siendo regañada por no comportarme como una joven señorita de la casa de un Marqués y siendo enseñada una lección me hace sentir sólo un poco abrumada. En momentos como este, ser un noble es agotador… También tengo mi posición social de la que ser consciente.

Aunque mis acciones de simplemente querer permanecer a su lado serán perdonadas como niña estaba destruída por los duros hechos que me embargan. Es triste.

—No quiero crecer.

—… Hay varias personas que se sienten de esa forma, pero cuando el momento llegue, lo superarán.

—Lo sé.

Ese es el porqué, me siento tan insegura.


[Nota Naiarah: no sé si os sentiréis como yo, pero realmente me da mucha pena Gilles… Si ella se decidiera en su corazón de una vez, entonces no importaría que él ya no sea un noble… Aaahhh, puede ser la estación, el otoño no me sienta bien ^^’]

♥ ❤ ♥

<Capítulo Anterior                Siguiente Capítulo>

★Capítulos★

Anuncios

Un comentario en “Happy Life – Capítulo 50: Consulta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s