Dokidoki Renai – Capítulo 40: El beso, el perro y el lobo (2)

Traducido por Naiarah

Editado por Susibet


— ¿No te he dicho que no tieneh que séh tan cuidadoso? Esto, de ahora, era una broma [1].

—Aah, vale vale. Vale, vale.

Amablemente simpatiza con mis sentimientos, quien casi fui besado por un chico. No hay forma de que seas tan fácilmente perdonado cuando molestaste a alguien de esa forma cuando está seriamente deprimido.

Es necesario decirle claramente a este chico, quien no conoce algo tan básico. Habiéndome decidido, encaró a Ichigo-chan de nuevo poniendo una seria expresión.

—Bueno, tomo asiento, Ichigo-chan.

—Vale.

Me siento con las piernas cruzadas en la cama y hago que Ichigo-chan se siente en seiza* en el suelo.

Como Ichigo-chan vino directo a mi casa de la escuela, con su uniforme escolar, naturalmente no tenía nada para cambiarse. Así que, le dejé usar mi ropa de casa. Sin embargo, debería decir que como esperaba o más bien por supuesto, se ve bastante estrecho. Bueno, nuestra diferencia de altura es de más de 10cm después de todo. Más bien debería estar contento de que al menos ha sido capaz de usarla.

Empujando el puente de la montura negra de mis gafas, duramente le señalé.

—Seriamente te golpearé si haces eso de nuevo. Y ni siquiera te escucharé más. ¿Lo tienes?

—Sí.

—Se bueno entonces. Voy a enviarle a Soutarou un mail de disculpa ahora.

Golpear mientras el hierro está caliente. Quiero rápidamente reconciliarme con Soutarou. No puedo concentrarme en los exámenes de final de semestre cuando me estoy sintiendo tan triste y no puedo disfrutar de las vacaciones de verano.

Con esos pensamientos, cojo el teléfono con ambas manos y me siento. Desesperadamente pienso en qué escribir pero nada me viene a la mente. Soutarou probablemente está enfadado porque salí tras Ikuto entonces. Está enfadado porque me metí en algo peligroso a pesar de que yo solo no había sido capaz de ayudar del todo. Lo entiendo.

Después, ¿me ignoró justo ahora porque nos cruzamos a pesar de habernos peleado y era incómodo? O ¿son celos como Ichigo-chan dijo? No estoy seguro sobre esto. Parece que todavía soy bastante obtuso. ¿Qué debería hacer si tengo la idea equivocada y enfado de nuevo a Soutarou? No seremos capaces de regresar a cómo éramos antes.

Con la aplicación todavía abierta, agarro fuerte el teléfono. La última vez que mandé un mensaje fue el día del incidente con Ichigo-chan. No hemos estado manteniendo el contacto del todo desde entonces. Aunque nos contactábamos cada día antes de eso. Incluso si no tengo asuntos con él sólo “Soutarou” o “Shiritori**”, ahora que lo pienso, los mensajes que envié estaban llenos de ellos, sin mucho sentido. Sin pensar, mis dedos simplemente se movían.

A pesar de eso, ahora, cuando tengo cosas que realmente quiero decir, nada viene a mi mente. Mis dedos están temblando. No me ignores así. Dí mi nombre como siempre.

—Mako.

Mis hombros temblaron por la sorpresa. Quien me llamó Mako no fue Soutarou obviamente sino Ichigo-chan. Sabía eso, pero el momento fue tanta coincidencia que me sorprendió.

—Tuh manoj no se han movido del todo.

Miro a Ichigo-chan, pone el manga que había estado leyendo a un lado y mira en mi dirección. Pongo más fuerza en la mano que sostiene el móvil.

Estoy más asustado de que mi mensaje sea ignorado aunque lo lea. Normalmente, no me importaría del todo pero tengo la sensación de que nunca nos podremos reconciliar si es ignorado en esta situación.

Por eso, es mejor disculparse cara a cara. Voy a ir a la casa de Soutarou mañana a disculparme. Y si parece que él va a huir, voy a atraparle con movimientos de lucha o lo que sea y a gritarle para que escuche lo que tengo que decir.

—Está bien. Me disculparé con él mañana cara a cara. Tengo sueño.

—Citah así. Ahora, todavía son las 9pm sabeh. ¿No es mu pronto pa dormir?

Ichigo-chan está bostezando mientras lee el famoso manga de piratas buscando un tesoro en el mar. Estaba originalmente en mi habitación. De hecho, sólo he leído hasta el volumen 20. Era la parte donde esa princesa de cabello azul jugaba un gran papel. Aunque, por alguna razón, la colección completa está aquí. Además de ese, hay un manga famoso de baloncesto, Strawberry Underwear Falls in Love At 100% y otros antiguos pero todavía famosos mangas reunidos aquí.

—Entonces, ¿deberíamos jugar a algo? ¿tal vez, The Game of Life?

Caminando con mis rodillas, acerco al estante con los videojuegos y le paso uno al azar. Sin embargo, Ichigo-chan no parece muy interesado. En seguida, deja el juego en el futón y empieza a rebuscar entre el estante de los libros.

—Hm, ¿no tieneh nada mah?

—Seguro que eres difícil. Puedes mirar tanto como quieras a ver si lo encuentras tu mismo.

En ese momento, sonó una notificación de que había recibido un mensaje. A tientas busco mi teléfono en la cama, bajo la mirada. Y, sorpresa, un mensaje de Soutarou. Con mis dedos temblando, voy y lo leo.

—Mako, ¿puedo llamarte?

Es sólo una frase pero soy lo suficientemente feliz como para llorar. No había esperado que Soutarou me contactara primero. Incluso si llama para sermonear o por una razón similar, estoy feliz. Puedo hablar con Soutarou apropiadamente. Eso sólo me hace feliz.

—Lo siento, Ichigo-chan. ¿Puedo hacer una llamada?

— ¿Es él?

La expresión de Ichigo-chan se ensombreció ligeramente y frunció el entrecejo. Su aguda mirada se tornó más penetrante e inconscientemente me eché atrás. Esto viene un poco tarde, especialmente después de decir todo lo que quería, pero probablemente estaré indefenso si soy golpeado o atacado por el musculoso Ichigo-chan.

—Es cierto… Soutarou ha dicho que quiere llamar. Creo que acabaré rápido así que lee manga o algo y espera, vale, Ichigo-chan.

—No quiero.

— ¿Huh?

Qué está diciendo.

Sosteniendo mi teléfono, estoy ante la puerta y miro a Ichigo-chan quien me mira a su vez. Varios segundos pasan en silencio. Concluyo que es inútil no importa lo que diga, le doy la espalda a Ichigo-chan e intento salir de la habitación.

—Déjame besarte entonces.

Por reflejo me giro ante esas palabras.

—Cómo ha llegado a esto. No quiero.

—Entonces muéstrame tu ropa interior. Ropa interior.

—Deja de molestar. Lee el manga de ahí o algo. Puedes ver ropa interior de chicas de instituto.

Le digo señalando al manga de Strawberry Underwear 100%. Pero, Ichigo-chan lentamente se levanta y camina hacia mí. Aunque digo que camina hacia mí, es una habitación pequeña así que llega ante mis ojos con un paso o dos.

— ¿No estáh hablando conmigo? ¿Por qué hacer una llamada? ¿No están bien los mensajes? Definitivamente no volverás hasta dentro de una hora si llamas.

—Acabaré en 15 minutos.

—No quiero. ¿No está bien llamar mañanah?

Ichigo-chan quien lentamente se estaba acercando es extremadamente aterrador. Incluyendo esa vez con el Príncipe, es la segunda vez que estoy atrapado contra la pared, pero a diferencia de con el Príncipe, esto es bastante intenso.

El Príncipe era erótico, pero se sintió como un gatito jugando conmigo. Ichigo-chan se siente como un animal salvaje o un ave rapaz, o algo así, siento el peligro.

[Nota Naiarah: más bien como un lobo hambriento jejeje]

Nuestras caras se acercaron todavía más porque cambió de un kabedon a un hijidon[2]. Incluso sintiendo su intensidad ante mis ojos, la forma en la que su sublime semblante se acerca, es como un manga shoujo. No, ahora es BL.

—Mañana no es bueno. Soutarou, también, probablemente reunió su coraje para contactarme. Por eso tengo que responderle inmediatamente. No es bueno sino le contesto ahora mismo.

—Es el momento tan. Todavía, no.

Ichigo-chan agarra mi teléfono y acto seguido lo lanza a la cama. Afortunadamente, cae en el futón así que no creo que esté roto, pero sólo puedo abrir y cerrar la boca repetidamente como un pez fuera del agua en respuesta a su cadena de actos que puede ser considerada sorprendente.

Quizás Ichigo-chan no notó mi estado mental; está acariciando mi mejilla y frotando mi barbilla. No entendiendo su intención, parpadeo mientras le miro a la cara.

— ¿A Makoto no le sale barba? Es tan escaso.

Uh, ¿es eso algo que tenemos que hablar ahora?

Cuando me agacho para escapar por debajo del codo que estaba haciendo el hijidon, él suavemente me abraza. En vez de ser abrazado, tal vez sería más acertado decir que estaba siendo agarrado. De esta forma, me lanza sobre la cama como hizo con el teléfono antes. Es entonces cuando me doy cuenta del peligro en el que está mi cuerpo.

— ¿No te dije que no hacía falta ser tan precavido? No voy a hacer nada, digo.

—Lo tengo. Creeré en esas palabras así que, por ahora, siéntate ahí.

—Ok.

Habiendo sido arrojado sobre la cama, de alguna forma me levanté con mi mente y mi cuerpo debilitados, y señalé al suelo. Aunque mientras él calculadoramente confiscó mi teléfono, Ichigo-chan obedientemente se sienta en el suelo. No devolverá el móvil a pesar de ser obediente, huh.

Es problemático que no pueda hacer la llamada pero será incluso más problemático si él apunta a mi trasero o mis labios luego, por curiosidad.

—Lo tengo. No haré una llamada. Pero al menos déjame dar una respuesta.

—No se puede evitar, huh.

—La forma en que lo dices es realmente bastante desagradable. Bueno, como sea. Dame un momento.

Le hago devolverme el teléfono antes de que cambie de idea. De una forma u otra, es sólo un presentimiento pero creo que no debería decirle a Soutarou que estoy con Ichigo-chan. Tengo la sensación de que sólo las personas que no puedan leer el ambiente le dirían esto. Más bien, tengo la sensación de que las cosas se volverían más problemáticas.

— ¿Puedo llamarte mañana? De alguna forma, no creo que pueda conversar bien ahora.

Al instante en que mandé el mensaje, la palabra leído apareció a su lado. Y unos pocos segundos después, llegó una respuesta. Tragué saliva y leí las palabras que había recibido.

— ¿Puedo ir a verte mañana entonces? Iré a buscarte a las 11am y vamos a comer juntos.

— Está bien. Gracias.

Respondiendo con sólo esas palabras, dejé el móvil a un lado.

Es la primera vez que estoy esperando tanto ese mañana. Quiero apresurarme y encontrarme con Soutarou, y decirle algo. No sólo un lo siento. Tengo mucho que decirle. Hay cosas que le quiero contar después de no haber hablado por este día y medio. Honestamente, quiero hablar con él hoy pero si todavía hay un mañana, entonces mañana está bien. Mañana está bien si puedo verle.

—Makoto, ¿ya estás con la respuesta?

—Aah. Voy a ver a Soutarou mañana. 11am.

—Una cita entonces.

Suprimiendo mi animado y voyante corazón de alguna forma, me tumbé en la cama.

Bueno entonces, ¿debería memorizar alguna palabra en Inglés? Abriendo el libro de vocabulario, mis piernas inquietas no paraban.

Sin una palabra, Ichigo-chan se sube a mi cama. Es una situación surrealista en la que dos chicos, de 178 cm y 190 cm de alto, están tumbados en una cama individual.

Atrapado entre Ichigo-chan y la pared, levanto mi cabeza del libro de vocabulario y le doy una larga mirada. Ichigo-chan estaba buscando el Gran Tesoro de One Piece.

—Ichigo-chan, baja de la cama.

— ¿Por qué?

—Porque está estrecho.

Le empujo con mi codo, pero Ichigo-chan ni siquiera se inmuta. En vez de eso, se está acercando más.

—Oye. Que molesto.

A pesar de mi mirada, la suya todavía permanece en el libro y no hace nada más que reírse alegremente. No parece que vaya a irse para nada.

— ¿Por qué no? ¿No es solo dormir?

—Es una molestia porque es solo dormir. No puedo dormir si está estrecho.

—Sostendré tu mano entonces.

¿Cómo ha llegado a esto?. Tal vez mis sentimientos están proyectados de forma demasiado obvia en mi cara; la sonrisa de Ichigo-chan se hizo incluso más amplia.

Con una expresión desconcertada, debida a mis sentimientos sobre este perturbador y problemático chico, todavía en mi cara, soy incapaz de decir nada y permanezco así.

Después, ¿pasaron varios segundos desde entonces? El primero en ceder soy yo. Soltando un muy profundo suspiro, bajo mi mirada al libro de vocabulario.

—La mano está bien. Pero a cambio, te echaré de la cama si tomas más espacio.

—Okay.

Está estrecho, caliente y es un estorbo. Pero es inútil incluso si digo algo más, así que decido dejar el tema ahí.

Más importante, mañana. ¿Qué debería decir primero cuando me encuentre con Soutarou? ¿Qué dirá él? Hay tantas cosas en las que pensar que una sola cabeza no es suficiente.


[Nota Naiarah: Mis disculpas por la tardanza… Pero ha valido la pena la espera ¿no? Esto se va calentando ya tengo ganas de ver qué pasará después jejeje]

*Seiza: es la forma de sentarse sobre tus propias piernas típica japonesa.

**Shiritori es un juego de enlazar palabras empezando la siguiente con la última sílaba de la anterior. En este caso serían kanjis.

[1] Lo escribo así porque se supone que Ichigo-chan no habla correctamente, aunque debo puntualizar que es difícil por eso pongo las h al final. Espero que se entienda ^^’’

[2] El kabedon es la escena típica de arrinconar al chico o chica contra la pared con la palma de la mano apoyada en la misma. El hijidon es lo mismo pero apoyando el codo en la pared, con lo que se acerca todavía más.

♥ ❤ ♥

<Capítulo Anterior                Siguiente Capítulo>

★Capítulos★

Anuncios

Un comentario en “Dokidoki Renai – Capítulo 40: El beso, el perro y el lobo (2)

  1. Blood A dijo:

    Me gusta de cierta forma la agresividad de Ichigo-chan, aunque no me gusta la rapidez que tiene para “enamorarse”, pero soy TEAMSOUTAROU 1000%

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s