Dokidoki Renai – Capítulo 37: La pelea, el perro y el lobo (4)

Traducido por Naiarah

Editado por Susibet


Aunque vinimos a la estación Tachibana por la pastelería que se decía que era enormemente popular entre las chicas –La Angela, Ichigo-chan no ha estado haciendo otra cosa que mirar al interior de la tienda estando parado frente a ella, negándose completamente a entrar. Ya han sido diez minutos, además al ver a Ichigo-chan, las chicas pasan de largo  la tienda rápidamente asustadas. 

Es como un perro salvaje deslizándose en la madriguera de un conejo o un lobo vagando entre un rebaño de ovejas. Aunque él es alto y musculoso como Soutarou, hay algo diferente en Ichigo-chan. ¿Es la fiereza que desprende? Mientras que Ichigo-chan es como un animal salvaje, Soutarou es más amigable y da una sensación de seguridad.

— ¿No vas a entrar, Ichigo-chan?

—Deja de llamarme Ichigo-chan. Más bien, no hay forma de que pueda entrar en un lugar así. Tan incómodo.

Ciertamente, la tienda está llena de jóvenes mujeres entre los 10 y los 30 años. No hay duda de que Ichigo-chan y yo destacaremos si entramos. Mis rasgos faciales son delicados así que podría pasar como un chico al que le gustan los dulces, pero el aspecto de Ichigo-chan es demasiado intenso. Aunque no creo que sea raro del todo, pero morder pasteles con una cara seria, probablemente destacaría de mala forma si mira a sus alrededores demasiado.

—Pero los pasteles de aquí son increíblemente buenos.

La tarta de fresa que tomé cuando vine con Subaru antes, el sabor de su crema junto con el agridulce toque de la fresa fue excelente. Mi estómago está preparado para los pasteles, pero ¿no tendré que renunciar a ellos si Ichigo-chan no está dispuesto a moverse? Si es así, podemos sólo ir al restaurante familiar de siempre o al puesto de ramen delante de la estación de tren. Honestamente pienso, que estoy empezando ya a cansarme de esos dos sitios.

—Ah, ¡Mako-chan!

Justo cuando estaba intranquilo con pensamientos sobre no poder comer pastel y estaba despistado mirando lo que Ichigo-chan observaba en su indecisión por entrar a la tienda, escuché la voz de un ángel desde atrás. Es la voz de la chica más linda del mundo, Sakurai Mitsuki.

—Ma–ko–chaaan.

Vestida con su falda plisada y los calcetines azul marino y un chaleco de punto color crema, un minúsculo ángel se acercó trotando. Abrí mis brazos, esperando abrazar a Mitsuki que esté emitiendo flores y algo brillante mientras corre.

— ¡Mitsuki!

—Sheesh, no me abraces en un lugar así.

— ¿Vosotros dos siempre estáis lovey-dovey?

Junto a mi dulce ángel Mitsuki está Hasumi con expresión sorprendida. Parece que están en su camino de vuelta a casa desde la escuela. Realmente, qué pregunta más tonta. Mi gusto por Mitsuki no es algo nuevo. No hay manera de que a alguien no le gustaría ser abrazado por una chica tan linda. Además, no estamos siendo lovey-dovey. En general, sólo estoy siendo insistente.

— ¿Qué estás haciendo, viniendo hasta aquí Mitsuki?

—Nah, ¿acostumbras a hablar así Sakurai? Tu voz y tu forma de hablar son ¡super dulces!

Por supuesto que hablaré amablemente cuando se refiere a Mitsuki. Después de todo, ella es mi pequeña hermana. Aunque, ¿por qué están las mejillas de Hasumi rojas? ¿Ha habido algo que le pudiese causar vergüenza en lo ocurrido?

—No hay actividades del club hoy así que Yun-chan y yo vinimos a tomar pastel juntas. ¿Verdad Yun-chan?

—Sip, eso es. Sakurai y su amigo están aquí por lo mismo, ¿no?

—Seh, eso es, pero no podemos entrar a la tienda porque Ichigo-chan no quiere que dos chicos tomen pastel juntos.

Ichigo-chan estaba mirando en otra dirección con su habitual expresión hosca, sin encontrarse con los ojos de nadie, pero finalmente miró hacia aquí cuando escuchó las palabras de Hasumi y mías. Aunque, Hasumi dio un paso atrás después de ser sacudida por la mirada de Ichigo-chan, la amigable y cabeza hueca Mitsuki es todo sonrisas mientras agacha su cabeza.

— ¡Encantada de conocerte! Soy la hermana pequeña de Makoto, Mitsuki. Por favor trátame bien.

—… Aa.

— ¡Ichigo-chan! Mejor saluda a mi hermana más amablemente, bien. ¡Adelante!

Golpeó la espalda de Ichigo-chan que estaba mirando a Mitsuki fijamente. ¡Qué hará si asusta a la adorable, adorable Mitsuki con esa mirada! Estaba preocupado por eso, pero la cabeza hueca de Mitsuki no estaba asustada ni siquiera después de ser mirada así, e incluso le sonrió animadamente a Ichigo-chan. Aunque la sonrisa de Mitsuki era tan linda, no parecía haber funcionado en Ichigo-chan, quien se enamoró a primera vista de Subaru. Tiene una expresión neutra ahora, pero originalmente debería haberse enamorado de la adorable Mitsuki.

—Eso duele, idiota. Soy… Kaburagi, Kazutoki. Un estudiante de segundo año del instituto Minami Technical.

—Kaburagi-kun, por favor trátame bien.

—S-seh… Aa, por favor… trátame bien…

Quizás es mi imaginación, pero Ichigo-chan parece estar sonrojado cuando mira a Mitsuki. Oh dios mío. Parece que hay por lo menos una ligera reacción hacia Mitsuki. Si es así, si empujo a Mitsuki y hago que él se enamore de ella, Subaru será feliz, Ichigo-chan será feliz y tendré a Mitsuki embarcada en la historia de la heroína. Yo también seré feliz. En este caso, ¿¡no es todo bueno!?

—Ichigo-chan, mi hermana pequeña es increíblemente linda, verdad.

— ¿Hah? Qué estás diciendo.

Agarró los hombros de Mitsuki y la empujo hacia Ichigo-chan. Con vergüenza y una expresión preocupada, Ichigo-chan rápidamente aparta su mirada.

—Detén esto ya. Estás molestando a Kaburagi-kun.

—Ya lo sé, eres realmente un idiota, Sakurai.

No tengo el hobbie de estremecerme por el abuso verbal de dos chicas. Suavemente dejó que sus palabras me resbalen mientras cogía el brazo de Ichigo-chan y tiraba de él.

—En cualquier caso, vamos a entrar a la tienda primero. No te importará si vamos con las chicas, ¿no Ichigo-chan?

El dulce aroma de los pasteles está flotando en abundancia fuera de la tienda, estimulando mi apetito. Mi estómago está completamente preparado para esto, no platos de carne o ramen. Está listo para la tarta de fresa de La Angela. Un empujón más y puedo llevar a Ichigo-chan dentro de la tienda. O eso pensé, pero dos chicos claramente delincuentes se acercan por delante mientras ríen desagradablemente. Están vistiendo el mismo uniforme que Ichigo-chan.

Instituto Kuzuha Minami Technical – para abreviar Instituto Minami. Consiste en 5 departamentos: Ingeniería mecánica, ingeniería eléctrica, sistemas de información, ingeniería civil y química industrial. Justo como su nombre indica es una escuela especializada en prácticas técnicas y apunta a entrenar talentos para ser la siguiente generación en varias áreas de la indústria. Sin embargo, es bien sabido que una porción de estudiantes exhiben un mal comportamiento.

—Oh–oh–, qué descarado por tu parte tener una novia cuando eres sólo un mocoso malcriado de Izumino.

—Estas chicas son lindas. Tú, ¿cómo te llamas?

—No te acerques.

Escondo a Mitsuki y Hasumi tras de mí y doy un paso al frente.

—Eh, nos conocimos ya el otro día.

Un chico rubio que es media cabeza más bajo que yo me señala. El único que conozco que habla de forma tan estúpida es Junya, pero él es ligeramente más lindo. Al menos, no hable como si estuviera buscando pelea cuando me habla. Más importante, este chico no es Junya. Preguntándome dónde les conocí, escudriño las dos caras. Sin embargo, no puedo encontrar ningún parecido con nadie en mi mente.  

—Vamos, nos conocimos durante la extorsión de dinero de un estudiante de Izumino en abril, ¿verdad?

Intento buscando en los datos sobre delincuentes que conocí en abril. Tal vez, sean los delincuentes que – ¿buscaban pelea con el príncipe? Pensé que ellos eran sólo personajes menores, pero pensar que reaparecerían. Qué sorprendente. Golpeo mi mano y asiento para mostrar mi entendimiento.

—Aa, de esa vez.

—Sí, sí. ¿Has recordado? Así que entreganos a una. Esa chica del cabello rosa está bien. El cabello rosa es erótico, y esa cara de bebé loli ¡siendo erótica es excitante!

— ¡Es cierto! Me enciende si ella es lasciva con esa cara tan linda–

Una vena palpita en mi frente. ¿Estáis diciendo lo que os da la gana sobre mi linda Mitsuki, llamándola cosas como erótica y lasciva? Considero agarrarles por el cuello y golpearle contra la pared, pero no sólo soy débil, mis brazos también son finos. Este es el yo que es llamado delicado y fino. No es un yo que pueda ganar una pelea contra estudiantes delincuentes. Apretando mis puños, de alguna forma suprimo mi rabia. La estoy suprimiendo pero… los dos continúan diciendo cosas como los pechos pequeños son mejores o es peligroso como su trasero y muslos son firmes mientras su cintura es tan fina. Debería de estar de acuerdo con todo eso, pero todavía me enfurece porque parece que mi linda hermanita será tentada cuando otras personas dicen esas cosas.

Intento soportarlo por unos minutos, pero es imposible. No me importa si quieren hablar mal de mí o volverme un estúpido, pero no puedo quedarme ahí cuando están degradando a Mitsuki. Uno de ellos estira su brazo en un intento de coger el brazo de Mitsuki, ella da varios pasos atrás asustada. No soy una persona que pueda estar quieta cuando alguien hace un movimiento sobre mi hermana pequeña.

— ¡No mires a mi Mitsuki con tus inmundos ojos!

Le dí a probar una patada giratoria que contenía la fuerza de todo mi cuerpo. Un terrible sonido se escuchó cuando le di un golpe crítico al delincuente número 1, el que intentó coger el brazo de Mitsuki colapsó y tosió. No pensé que mi patada fuera así de fuerte. Soy una chica después de todo, sólo pateando.

Palideciendo, el delincuente número 2 se apresuró hacia el número 1. Entonce me miró a la cara y chasqueó la lengua.

— ¡Qué estás haciendo! ¡Tú brote de soja!

— ¡Cállate! No mires a mi Mitsuki con tus ojos sospechosos. ¿Debería darte otra patada a tí?

Muevo mi pie derecho atrás y tomó la posición para dar otra patada. Aunque sea el delicado yo, tengo suficiente poder para enviar a volar a este delincuente si uso la fuerza de todo mi cuerpo. La estamina es necesaria para enviar a los otros a volar, pero pienso que puedo manejar una patada más.

—No necesito a una fugitiva más. Cállate.

—Para ser capaz de ver a Mitsuki como una fugitiva, eres despreciable.

—Cállate –, cállate, siscon –

Después de escucharle dar palabras de despedida típicas de los personajes secundarios mientras se iba en la dirección de la estación, me giré para encarar a Mitsuki de nuevo. Mitsuki me miró con cara blanca de asombro y sonrió animada. Insoportablemente linda. Se encoge de hombros avergonzada.

—Gracias por ayudarnos, Mako-chan.

—Soy tu hermano mayor, Mitsuki. ¿No es natural que ayude?

Es mi trabajo jugar el papel de un personaje siscon de apoyo en un juego otome. Estoy apuntando a ser el tipo de hermano mayor que a menudo aparece en estos juegos: ¡El rango de afinidad es ahora así! o ¡Recomiendo quedar en el parque de atracciones el próximo domingo! Amando y apoyando a Mitsuki hasta el final y siendo devoto a todo en ella. Podría haberla odiado si pensó que era natural, pero la quiero mucho más porque contra más perpleja está más la adoro.

—Lo siento pero ¿podéis no poneros lovey-dovey? Kaburagi-kun y yo estamos tan abandonados que creo que lloraré.

—Mi culpa. ¿Están bien Hasumi?

—Sip, bastante. El objetivo fue Mitsuki después de todo~. Además soy fuerte. Ellos tendrían que tener cuidado si hacen algo raro.

Hasumi tenía una inflexible sonrisa mientras ponía sus manos en sus caderas. Hasumi es una marimacho y tiene una personalidad masculina así que no le gusta comportarse como una chica. Aunque no es tan buena estudiando, se niega a admitirlo y es excepcionalmente atlética cuando se refiere a deportes. Incluso si ese es el caso, no es posible para una chica vencer a un chico que está en la pubertad. Lo siento ahora más intensamente, ya que me he vuelto un chico. La fuerza física de una mujer y un hombre están en niveles completamente diferentes. En el peor de los casos, puede ser difícil de igualar a no ser que seas una mujer robusta y luchadora.

—Incluso así, Hasumi es una chica.

—… Cállate, Sakurai. ¡Sólo continúa con tu Mitsuki~ Mitsuki~!

Hasumi se pasea con la cara roja. No deberías enfadarte tanto para que tu cara se ponga roja, ¿no? ¿He hecho algo para enfadarte? El corazón de una chica seguro es complicado, huh.

—Aunque, no es el humor para pasteles, huh. ¿Qué piensas Ichigo-chan?

—Me voy.

— ¡Ehh! ¡Espera Ichigo-chan!

Frenéticamente salgo tras Ichigo-chan, quien está caminando enérgicamente en dirección a su casa. Mitsuki y Hasumi fueron a la pastelería como estaba planeado. Bueno, con este tipo de ambiente, el número de hombres que entrarán en La Angela es probablemente bajo, así que no tengo que preocuparme. Además, puedo sólo ir y traerlas de vuelta si parece que se hace demasiado tarde.

Agarré el brazo de Ichigo-chan y tiré de él hacia atrás delante de su apartamento. Probablemente no surgirá otra oportunidad de juntarnos si nos despedimos aquí. Debo de alguna forma volverme cercano a él para que al menos pueda obtener su número de contacto. Si no me llevo bien con él, no se llevará bien con Mitsuki. Además, le seguirá gustando Subaru a este ritmo.

—Eii, ¿no te gustaría comer mi comida casera?

— ¿Tu comida casera…?

— ¡Sip! Estaba pensando en hacer estofado de carne y patata, sopa de miso nameko, alitas de pollo y panceta de cerdo hoy.

Por lo que he oído de Subaru, todas estas son comidas que le gustan a Ichigo-chan. Vamos, muerde el anzuelo.

—Ven a mi casa. Hoy, deberías sólo pasar la noche ……. eh, ah, ¿Soutarou…?

—Mako…

Justo cuando estaba desesperadamente invitando a Ichigo-chan a mi casa, por casualidad, mis ojos se encontraron con Soutarou quien venía de la estación. Sus amables ojos caídos temblaron ligeramente mientras se muerde el labio débilmente. Por alguna razón, parece extremadamente herido.

¿Qué con esta extraña atmósfera? Como pensé me encuentro como si fuera infiel, complicados sentimientos aparece en mi corazón. Creo que es sensato. Esto es malo.

—Soutarou, ven a–, qu–

Soutarou deja caer su mirada y me da la espalda. Se gira para caminar en dirección a su casa en un lugar tranquilo. Fui capaz de avanzar porque ellos eran delincuentes. Sin embargo, no puedo encararle sin miedo porque es alguien importante para mí. No lo entiendo pero estoy empezando a sentir que voy a llorar. El pensar que llegaría un día en que Soutarou se comportaría así hacia mí no ocurriría ni en mis más salvajes sueños.

El centro de mi corazón rápidamente se enfría. Está enfriándose, frío, es terriblemente frío. Como si el hielo estuviera presionando contra mi corazón, el centro de mi pecho está tan frío que no puedo ni siquiera respirar.

¿Por qué no dices nada Soutarou?


[Nota Naiarah: TT-TT Noooooo…. estoy llorando a mares… por qué tenía que pasar esto así!!!! Mako a ti te han roto el corazón pero a Soutarou lo acabas de matar!!!! Noooo!!!! Por favor espero que todos estén de acuerdo conmigo en que en el próximo capítulo se solucione… Sino lloraré mucho más… ]

♥ ❤ ♥

<Capítulo Anterior                Siguiente Capítulo>

★Capítulos★

Anuncios

Un comentario en “Dokidoki Renai – Capítulo 37: La pelea, el perro y el lobo (4)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s