Dokidoki Renai – Capítulo 29: El festival deportivo, las tareas del CE y la permanencia (2)


—Bienvenido a la sala del Consejo Estudiantil, bunny-chan~. Adelante, no te contengas y siéntate en mi regazo.

—Makoto, ven a mi lado. No te acerques a ese pervertido.

Sucedió que el Príncipe me está acompañando a la sala del CE, en lugar de Soutarou quien no podía evitar ir a las actividades del club de baloncesto.

Persuadiendo a Soutarou, quien sacudió su cabeza mientras agarraba el dobladillo de mi ropa con los ojos llorosos, de una forma u otra obtuve permiso para ir a la sala del consejo con la premisa de que el Príncipe me acompañara.

Esto puede no ser lo mejor para poner en palabras, pero es un poco sorprendente que Soutarou confíe en el Príncipe. Aunque parecían estar en malos términos durante el campamento de entrenamiento en abril.

El Presidente del consejo Junya se sentó en la silla principal en la cabeza de la mesa, y Takayanagi se sentó a su derecha. El Príncipe se instaló a su izquierda y yo estoy al lado de él, las posiciones son así. El Príncipe está desesperadamente intimidando a Junya en lugar de Soutarou justo ahora.

Pero Soutarou tenía más intensidad. Más que un perro era como un lobo. Por otro lado, el actual Príncipe, como esperaba, se siente como un lindo gatito. El gato parece sólo estar soplando, es simplemente adorable.

—Digo, Bunny-chan, no solo un perro guardián ¿incluso has criado a un gato guardián huh~? Como pensé finalmente hice a bunny-chan un trabajador del CE, es aburrido incluso para el gato guardián venir también.

Junya hizo una mueca como si estuviera enfurruñado. Hundido en la mesa y moviendo sus piernas, ¿estaba tratando de afirmar “estoy enfurruñado”?

—Oye semental, ¿era una mentira que trabajarás duro para las preparaciones del torneo de pelota si hacías que Sakurai-kun fuera el trabajador?

—No es una mentira pero~. Aww este no es el trabajador que imaginé. Es más como bunny-chan sentado en mi regazo diciendo —Senpai da lo mejor, nyan, como eso.

Algo como eso no es el trabajo de un ayudante. Que “da lo mejor en el trabajo nyan”. No importa cómo lo mires, no soy un personaje que diría eso. Ese tipo de cosa debería ser dicha por una loli bishoujo. Alguien como Mitsuki.

—No hay motivación~ ¡No tengo motivación a no ser que bunny-chan me trate amablemente~!

Mientras estoy ligeramente intimidado por el presidente pervertido del consejo, quien está teniendo una magnífica pataleta, ese chico está intentando seguir conmigo a su propia manera.

Si los sentimientos que este chico me dijo durante el incidente del almacén del otro día son verdad, la razón de que se acerque tan persistentemente de esa forma erótica es para atraer mi atención. Es increíblemente molesto pero si lo pienso de esta forma, es también dulce y lindo, ¿no?

Incluso con el Príncipe que está sentado a mi lado, chew chew, llenando sus mejillas con galletas de animales que consiguió, sigue mirando a Junya.

—Entendido. ¡Pero no quiero sentarme en tu regazo! ¡Definitivamente no quiero! Ya que tentativamente soy el ayudante, te ayudaré con tu trabajo Senpai.

— ¿De verdad? Entonces, aquí, mi bunny-chan. ¡Siéntate a mi lado!

Animadamente trajo una silla plegable y la colocó al lado de su asiento. Y entonces tap tap palmeó la silla, indicándome que me sentara. El Príncipe que dejó de concentrarse en las galletas miró a Junya. Junya deliberadamente se encogió de hombros y lo apartó.

—Kiritani, estará bien.

—Makoto.

—Kiritani me salvará si algo pasa, ¿verdad?

A pesar de su inexpresividad, entiendo muy bien que está preocupado. El Príncipe asintió a regañadientes, y acabó reanudando su comida de aperitivos. Tengo la sensación de que el Príncipe está constantemente comiendo aperitivos. ¡Así que por qué no engorda! El antiguo yo ganaba peso sin importar la cantidad que tomara.

Me ubiqué en la silla plegable que Junya preparó, alcanzando los documentos dispersos.

— ¿Está bien mientras lo engrape?

—Um… pero, incluso si bunny-chan no hace nada, solo teniéndote sentado a mi lado, yo seré capaz de trabajar realmente duro tu sabes.

Me miró a la cara mientras sonreía felizmente.

—No digas más cosas triviales, haz tu trabajo apropiadamente.

— ¡Un! ¡Trabajaré duro así que mírame vale!

Como si su despreocupado estado hasta ahora fuera una mentira, Junya empezó a trabajar con mucho espíritu.

El perfil de Junya mientras examinaba los documentos era inesperadamente serio, y sólo un poco ––realmente sólo un poco, pareció genial. Como se esperaba, la cara de un hombre serio es algo que parece genial independientemente de quien lo vea.

Sólo el sonido de los documentos siendo engrapados y el sonido de Takayanagi escribiendo algo en los documentos resonaban por la tranquila sala.

Estos documentos probablemente estén relacionados con el torneo de pelota. Estar preparando las cosas para el torneo de pelota ahora, cuando todavía queda bastante tiempo para el evento, aunque este chico es un pervertido que no tiene remedio, es un apropiado presidente del consejo estudiantil huh.

Y creo que Takayanagi quien controla a este presidente es incluso más increíble. Mirando a Takayanagi, está corrigiendo los documentos con su espalda impecablemente derecha, Sus grandes manos con nudillos prominentes son hermosas.

—Sakurai-kun, ¿hay algo que no entiendas?

—Eh, ah, ¡no! Estoy bien.

Takayanagi de repente levantó su cabeza y me sonrió ligeramente. Mi corazón saltó un poco. Esto es malo esto es malo. Tengo que hacer mi trabajo apropiadamente. El extraño trabajo que se me encargó era, la monótona tarea de no hacer nada salvo repetidamente engrapar documentos. Esto puede hacerse sin pensar demasiado, así el tiempo pasa rápidamente si me centro en ello.

[Nota Naiarah: jajajaja no puedo parar de reír… está cayendo por los tipos más complicados de todos xD es tan bueno… ]

Antes de que lo supiera ya eran las 18:00, y fuera de la ventana se volvió completamente negro. Fue Takayanagi quien notó primero la proximidad de la hora de cierre de la escuela. Se quitó las gafas y frotó el puente de su nariz.

—No me importa si Sakurai-kun se va a casa pronto. Junya y yo haremos el resto.

La noche había ya caído tras la ventana. Junya que estaba trabajando seriamente, levantó su cabeza y tiró de mi ropa.

—Oye oye, bunny-chan, ¿vas a casa conmigo~?

El Príncipe se sostuvo de mi ropa y golpeó el brazo de Junya lejos silenciosamente, inexpresivamente sosteniendo mi brazo y me empujó hasta delante de la puerta.

—Kaichou todavía tiene trabajo. Llevaré a Makoto de vuelta. Vámonos juntos a casa, Makoto.

— ¿E-eh? Ah, u-un.

—Quiero volver a casa con Makoto, nosotros dos. ¿No podemos?

El Príncipe agarró mi mano, y a pesar de seguir inexpresivo, de alguna forma se veía abatido cuando me miró. No era sólo el perrito de Soutarou quien era astuto. El gatito del príncipe también era considerablemente astuto. Siendo mirado por esa brillante cara de ikemen que se comportaba como un niño mimado, posiblemente no pueda decir que no.

Además soy débil a la voz del príncipe y también a su olor.

—Príncipe, yo fui el único que habló de volver a casa juntos primero, ¿sabes?

Junya agarró mi otro brazo, y enredó su brazo alrededor de mi cintura con un movimiento extremadamente natural. No sólo eso, tiró, empujó mi cintura hacia él. Mi cintura y la de Junya se pegaron. De alguna forma Junya es lascivo, una y otra vez huh.

—Suelta a Makoto. Todavía tienes trabajo.

—No quiero, incluso yo ¡quiero ir a casa con bunny.chan, nosotros dos~!

Mis brazos estaban cogidos por los dos lados y mi cintura abrazada, teniendo dos tíos desagradables aferrados a mí, de alguna forma creo que mi mente se está alejando.

Siendo tirado de la izquierda y de la derecha, ahora que estaba siendo estirado en las dos direcciones, mi cabeza se sacudía de nuevo como un akabeko.

[Nota Naiarah: por favor!!! con amor que lo vais a partir así!!! xDDD No puedo más me parto de risa… xDD]

—Ah geez, está bien si los tres os vais juntos. ¿Chicos sois niños?

— ¡No quiero eso! Porque, de nuevo, ¡no conversarás conmigo del todo!

Junya apretó su abrazo, esta vez sacudiéndome adelante y atrás como si fuera un niño incontrolable.

—Eso es… no es porque Senpai está jugando…

—….. No estoy jugando.

Junya hundió su cara en mi nuca. Es muy molesto así que me gustaría que se apartara, pero parece que se volverá complicado si le empujo ahora así que permaneceré en silencio.

El Príncipe estaba desesperadamente tirando de mi brazo. Me pregunto qué debería hacer. No puedo evitar el problema independientemente de que elija al Príncipe o a Junya. Bueno entonces qué debería hacer. Qué.

—Junya, no molestes a Sakurai-kun. Kiritani-kun, tu tampoco..

— ¡Takayanagi-senpai….!

Takayanagi quien era incapaz de permanecer como espectador se acercó, y me alejó de Junya y el Príncipe.

—Tú, Junya, quédate y trabaja. Kiritani-kun y Sakurai-kun iros para casa.

Takayanagi cogió a Junya por el hombro.

Siendo mirado fijamente por esos ojos llorosos, un sentimiento de inquietud me embargó. Quizás su corazón no estaba en ello, tuve la sensación que las orejas de conejo de su chaqueta parecían caídas. Junya parece vestir constantemente esa chaqueta de conejo pero, me pregunto ¿cuántos artículos tiene?

—Espera digo, ¡bunny-chan! Yo, pensé realmente duro, sobre qué hacer para estar junto a bunny-chan incluso si sólo era por un momento, y para conseguir hablar contigo, pensé realmente duro y así.

—Y así ¿me preguntaste para ser el ayudante?

Junya asintió vacilante de forma mansa. De alguna forma entiendo esta escena en la que el corazón de uno se supone que salta. Lo entiendo pero, que el resultado contemplado es este, es sólo una especulación pero, ¿no es Junya un asombroso idiota….?

—Entiendo tus sentimientos. Vendré a la sala del consejo tanto como pueda, cada día empezando mañana. Incluso si no hay trabajo de ayudante.

Aunque creo que es un asombroso idiota, pensó tanto porque quería hablar conmigo después de todo. Ciertamente Soutarou, el Príncipe o Kaname están constantemente a mi alrededor. Podría no ser posible conversar cómodamente más aún si ataca directamente.

Honestamente, aunque soy malo con Junya, todavía tiene esa buena voluntad hacia mí. No importa lo malo que sea con él, debería responder apropiadamente como hombre.

—….. ¿de verdad?

—Ah, vendré

—Bunny-chan es genial como se esperaba. Me gustas, realmente me gustas.

Junya se soltó del agarre de Takayanagi y enérgicamente se acercó a mí. Mirándole sonriendo frívolamente como si nada hubiera pasado. Ah así que estaba pretendiendo estar alicaído justo ahora, pensé eso en un rincón de mi mente.

Chu, un lindo sonido de labios pudo oír de mi frente. Probablemente, o debería decir 9 de cada 10 casos, he sido besado en la frente por Junya. No estoy turbado ni nada desde que he sido besado por él muchas veces ya, pero parece ser diferente para el Príncipe a mi lado.

Su cara se volvió sombría en un momento, y cogiendo mi brazo me arrastró fuera de la sala. Era un agarre amable para mí que estaba acostumbrado a la superfuerza de Soutarou. Un poco después le pregunté por qué agarró mi brazo, en un parpadeo fui llevado al viejo edificio de la escuela, y acorralado contra la pared en los recesos de un pasillo poco poblado.

De hecho no era un kabedon con ese tipo de significado, pero sí uno para acorralar a la otra parte e impedir su huída. Mientras que no tenía idea de por qué estaba siendo acorralado por ahora, el Príncipe seguro tiene una linda cara. Como se esperaba de un Príncipe.

Sus rasgos de muñeca como cincelados y sus ojos tsurime era más adecuado llamarle belleza que ikemen. Sus ojos sin emoción estaban moviéndose tratando de capturar a los míos.

—Makoto.

— ¿Un? ¿Qué pasa Kiritani?

—Bésame también.

[Nota Naiarah: kyaaaaaaaaa!!!!!! kyaaaaaa!!!!! Ya está ya me calmo, ya sigo… ^^’’]

El Príncipe agarró mi corbata mientras se mantenía sin expresión y tiró acercándome. El Príncipe es hermoso incluso visto desde esa corta distancia. Quizás porque está inclinado sus largas pestañas hacen sombras en su piel que era tan pálida que chocaba.

—Eh, espera espera espera espera, ¡espera un momento!

— ¿Por qué?

—Cálmate, Kiritani. No puedes besarme.

Si decir una palabra y sin escuchar mis palabras, el príncipe lamió mi frente.

—Wha-wha, wha, Príncipe.

—Te lamí porque dijiste que no podía besarte.

— ¿Un?

Mi voz se quebró.

—Estoy muy celoso. Porque Makoto está flirteando con el Kaichou, estoy celoso, Makoto.

A pesar de ser inexpresivo sus mejillas estaban ruborizadas mientras las frotaba contra mi mandíbula inferior, y en mi desazón intenté apartarme, pero la pared estaba detrás así que no podía moverme.

El Príncipe era tan incesante que sólo podía abrir y cerrar mi boca. ¿Este comportamiento categoriza como amistad? ¿Es este comportamiento normal para los chicos de instituto de estos días? ¡Que alguien me lo diga —!

[Nota Naiarah: yo te lo digo Makoto, no es normal… y con lo pavo que eres alguno de esos te violará un día… ^^’’]

♥ ❤ ♥

<Capítulo Anterior                Siguiente Capítulo>

★Capítulos★

Anuncios

2 comentarios en “Dokidoki Renai – Capítulo 29: El festival deportivo, las tareas del CE y la permanencia (2)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s