Dokidoki Renai – Capítulo 26: La tercera rueda, el caballero y la princesa (3)

Corriendo por el pasillo vestido con un uniforme escolar empapado, con este aspecto debo ser una visión un tanto cómica. Es vergonzoso porque parece que hubiera sido espléndidamente acosado, pero no es momento de estar avergonzado.

Tengo que encontrar a Madoka y de una forma u otra llevar este desarrollo a su fin. Entonces ahora, ¿dónde está la crucial Madoka en cuestión?

Caminando y mirando alrededor inquietamente me encontré con Soutarou, quien estaba a punto de entrar en la sala del club.

Justo cuando estaba a punto de llamarle, Soutarou notó mi presencia y se giró. Y entonces su habitual cara todo sonrisas que parecía decir: “¡Es Mako~! Makomako, ¿por qué estás aquí~? ¿Has venido a verme~?” apareció. De alguna forma se siente como si estuviera criando a un perro.

—Ei, Soutarou.

Soutarou acortó la distancia en un momento y firmemente agarró mi hombro. Y entonces frotó su mejilla contra mi cabeza.

Que chico tan sofocante. Pero no emergieron sentimientos desagradables. Más bien he llegado incluso a pensar que es lindo.

— ¡Mako~! ¿Por qué estás aquí? ¿Para qué has venido aquí? Eh, ¿por qué estás empapado?

—So-Soutarou…. si preguntas tantas cosas de golpe no puedo responder a todo.

—Ah, lo siento.

Soutarou hace sonidos como ku~un ku~un parecidos a un perro abandonado mientras me mira preocupado.

—Más importante, ¿has visto a una chica con ropa casual por aquí?

— ¿Una chica con ropa casual? Ahh, la vi correr por ahí hacia el patio. ¿Hay algo mal?

—Ah, sólo un poco.

A Soutarou quien me llamó, le devolví una sonrisa mientras corría hacia el patio.

— ¡Mako! No es por ahí. ¡El patio está en la dirección contraria –!

En pánico cambié de dirección después de que Soutarou me lo señalará.

Izumo Gakuen estaba construida para repetidamente añadir construcciones, así que la estructura del edificio es complicada. Cada vez, es una fuente de preocupación para una persona sin sentido de la orientación como yo.

Mirando abajo hacia el patio desde el segundo piso del edificio antiguo de la escuela, vi a una chica en ropa casual estando allí. Es Madoka.

Coincidencia, Madoka se giró, así que nuestras líneas de visión se encontraron. Por un instante, Madoka hizo una cara como si estuviera asustada. Quizás sabía que la estaba persiguiendo, arrancó a correr para escapar.

— ¡Espera! Madoka-san, ¡tengo algo que decir!

Agarrando el marco de la ventana, incliné mi cuerpo hacia fuera.

A pesar de oir mi voz, Madoka intentó escapar con más fuerza. Más bien, sería más preciso decir que a causa de que oyó mi voz ella intentó escapar con más fuerza.

— ¡Espera, te digo!

En un momento como este, si fuera el héroe de un manga shojo, probablemente saltaría genial desde el segundo piso y gallardamente aparecería delante de Madoka, pero no tengo ese tipo de coraje.

Ah, pero ella está ya tan lejos.

Son aproximadamente 3 metros desde el segundo piso al primero. Dado que mi actual yo es alto, si me cuelgo desde un buen sitio ¿no sería capaz de evitar una gran herida y aterrizar a salvo? Sería muy guay si lo hiciera, huh.

Hice mi resolución y planté mi pie en el marco de la ventana.

— ¡Madoka-san!

Oyendo mi voz, Madoka lentamente se giró.

Impactada por mi conducta, los ojos de Madoka se abrieron. Poniendo si blanca palma contra sus labios, soltó un grito.

— ¡Tú! Qué estás haciendo. Por favor detente. ¡Qué pasa si te haces daño!

—Estaré bien. Espera por mí.

Colgando del marco de la ventana, dejo a mi cuerpo caer un tramo hasta que puedo agarrarme, reduciendo el impacto tanto cómo es posible.

Mi latido se disparó a pesar de que había dicho que estaría bien. Palmeo mi pecho con alivio en el momento en que mis pies alcanzan el suelo. Pero sorprendentemente uno puede hacer cualquier cosa si pone su mente en ello, huh.

—Saltando del segundo piso, que peligroso.

Madoka se precipitó sobre mí, apuradamente agarrando mi brazo.

Me sentí un poco incómodo por recibir una inesperada seria reprimenda.

— ¿No ha sido porque Madoka-san huía de mí…?

—Obviamente corría. Le he hecho daño a tu hermana, lo sabes.

Apretar más fuerza fue puesta en la mano que sostenía mi brazo.

Conjeturando por su expresión y actitud, creo que definitivamente no le hizo daño a Mitsuki a propósito.

Mitsuki, en su forma de ser, es naturalmente franca y excesivamente blanda de corazón, y fácilmente lleva a cabo acciones que sólo parecerían como de burikko si se llevaran a cabo por una chica de la vida real. Probablemente frota los hombros de la gente de la manera equivocada. Con el impulso, ella empujó a Mitsuki por el enfado y por casualidad ella cayó a la piscina, y por mala suerte se torció el tobillo, ¿así que fue como esto?

Yo también, estoy contento que no golpeé a Madoka por impulso. Aunque imperfecto, el actual yo es sin dudas un chico de instituto, y está mal con golpear a una frágil chica, bien. Voy a reflexionar.

—Eso es, bueno, habiendo una herida infligida en mi hermana me deprime.

—Lo sabía. Estás enojado, cierto.

—Por supuesto, hay enojo.

No hay forma de que no esté enojado cuando la soberbiamente linda Mitsuki está herida. Está claro, de hecho soy un siscon, lo sabes.

Los grandes ojos de Madoka se humedecen.

Qué es esto, qué es esto –. La reina de hielo está llorando, ¿pero qué debería hacer?

De ninguna manera esperaba que ella empezara a llorar de golpe. Siendo expuesto al frío viento de la temprana primavera mientras llevaba un uniforme de la escuela que estaba empapado por haber saltado dentro de la piscina, soy el único que quiere llorar. Todavía es mayo sabes. Está insanamente frío. Pensar que ella lloraría sólo porque respondí estoy enfadado cuando preguntó si lo estaba, ¿qué debería hacer?

—No llores. No estoy enfadado ahora.

—Pero has dicho que lo estás. Ambos tu y Yasuchika estáis enfadados, y Junya no se encuentra por ninguna parte.

Estaba sobresaltado por Madoka quien dejaba caer montones de lágrimas. ¿Qué hacen los chicos normales para confortar a las chicas llorando? ¿Qué debería hacer?

Primero déjame pensar en el tiempo cuando era una chica.

Cuando confortaba a mi amiga, para empezar ocasionalmente mezclado con algo de contacto corporal: —Bueno, no llores demasiado~- ¿Qué tal si vamos al karaoke o algo para cambiar de lugar?— así, de alguna forma lo manejaba usando la idea de distraerla de la fuente de su tristeza.

Pero no lo puedo hacer el yo hombre con Madoka. Además, Madoka y yo no tenemos ese tipo de delicada relación. En primer lugar el método de confortar entre dos mujeres y gente del sexo opuesto es diferente.

Pero Takayanagi, seguro que le dio esa bofetada sin pensar. Podría haber intentado contenerse, pero la mejilla izquierda de Madoka se había puesto roja.

—Oye, ahí, será mejor enfriarlo.

Mi mano derecha ligeramente tocó su enrojecida mejilla.

Quizás es doloroso como se esperaría, los hombros de Madoka se agitaron con el comienzo.

—Hay actividades de club hoy, si tenemos suerte la enfermería debería estar abierta. Vamos.

—Tu, ¿no has oído? Soy realmente odiada por Yasuchika…

De alguna forma se ha vuelto problemático pensar.

Desde hace mucho tiempo los hombres tienen valor, las mujeres tienen amor y los monjes tienen sutras. Desde que no tengo opción más que hacerlo, no se puede ayudar. Sólo diré lo que sea que esté en mi mente.

—Como dije. Él no te odia. Os peleareis si sois amigos. Es más extraño que no hayáis reñido hasta ahora.  

—Pero, después de discutir es difícil regresar a la relación anterior. Todos dejan mi lado después de pelear.

—Es porque Takayanagi-senpai y Junya-senpai atienden a todo lo que Makoka-san egoístamente pide sin llegar a discutir. Pero eso no es lo que los amigos son. Un lacayo o un esclavo, sirvientes, eso es como eso se llama. Lo amigos no escuchan todo lo que sus amigos dicen. Incluso si se golpean o pelean, mientras te conformes volveréis a ser amigos. Deberías decir lo siento en momentos como este.

¿Era algo astuto?

Pero Madoka tiene un lado infantil, así que tengo la sensación de que diciendo esto con este nivel de astucia está bien.

— ¿Es eso así?

—Eso es así. Bien entonces, primero practica conmigo. Diré lo siento, así Madoka responderá con está bien. Entonces Madoka-san y yo haremos las paces y nos haremos amigos. ¿qué te parece?

Madoka dejó de llorar y me miró confundida.

Aunque Madoka es ligeramente más alta que Mitsuki, cerca de la misma altura que yo en el pasado, ella parece considerablemente delicada.

Bueno, mi yo mujer no tenía una figura en 2D de 155cm y 38kg. Bueno, es posible que sea una excusa, y era simplemente una gordita.

—Yo, no me haré amiga de otros hombres que no sean Yasuchika y Junya.

—Ah –, ¿es así?

Soy una mujer también. La apariencia externa es completamente la de un hombre así que no tengo poder de persuasión.

—Pero, si insistes, no me importa ser algo como amigos.

Incluso aunque sus mejillas se sonrojaron, ella se tocó el cabello y habló altanera.

Madoka sigue haciendo cosas que fastidian a los demás, pero gradualmente estoy empezando a pensar que esta chica que es como una clásica tsundere es linda. Como pensé, la naturaleza de Madoka no es malvada. Es una chica muy torpe y honesta.

Por reflejo me reí.

—Es grosero reír de golpe. Eres el único que ha dicho que quería ser mi amigo.

—Mi culpa. Entonces,… lo siento, se mi amiga.

—Está bien.

Ofrecí mi mano derecha con la intención de estrechar manos, pero Madoka ignoró eso y me abrazó.

—E-e-eh, ¿por qué estoy siendo abrazado?

—Somos amigos, ¿no?

— ¿Son los amigos gente que hace cosas como abrazarse?

Desde que vine a este mundo, mi concepto de “amigos” ha sido cambiado de varias formas.

¿Son los amigos gente que hace cosas como abrazarse? ¿Incluso si son de sexo opuesto?

Ciertamente a menudo soy abrazado por Soutarou o Kaname, pero lo considero seguro ya que es entre chicos. Pero ¿no se hace con el sexo opuesto cierto?

—Para mí son personas que hacen cosas como abrazarse. ¿Makoto no quiere ser abrazado por mí?

La reina del hielo –– Yukinoshita Madoka, sonrió tan inocentemente que no pensarías que es una adulta. ¿Cómo puedo decir que no después de ver esa cara?

Tal vez Madoka no les forzó a escucharla, esos dos lo hicieron por su cuenta después de ver esa cara. Y entonces la pura Madoka quien es ignorante sobre los caminos del mundo, pudo haber tenido la impresión de que es normal para Takayanagi y Junya escuchar sus palabras. En otras palabras, es normal para los amigos escuchar las palabras de uno.

—Bueno, no es que particularmente no quiera…. Pero estoy todo empapado, así que las ropas de Madoka-san se mojarán.

—Es cierto. Sólo son ropas de 100.000 yen.

— ¡Ex!

Ser capaz de decir son sólo ropas de 100.000 yen, el sentido del valor de Madoka es un misterio.

Desde que no puedo empujar a Madoka lejos, por ahora sólo abrazo su espalda. Mirando a Madoka que está enterrada en mi pecho, sus ojos están cerrados como si estuviera aliviada desde el fondo de su corazón mientras frota la punta de su nariz. Mi corazón saltó un poco.

¿Llevar a una chica a caballo? Tal situación no era rara, pero creo que entiendo porque la gente tiene una preferencia por eso ahora. Ciertamente, una chica que era tan tsuntsun volverse así dere es lindo, huh.

—¡Sakurai –!

— ¿Un? Ah, Hasumi, ¿qué pasa? No soy Mitsuki, lo sabes.

Una amiga cercana de Mitsuki, Hasumi, me dio un gran saludo desde la ventana que salté justo ahora.

Ella es una de las antes mencionadas chicas que hablan conmigo sin mencionar a los ikemens. Ella es una animada y espitosa chica con el cabello corto teñido de marrón.

—Por supuesto que sé eso. Más importante, Takayanagi-senpai ¡quiere a Sakurai en la enfermería –!

—Ok –. Gracias–.

—Gee, ¿no flirtees en el colegio –?

No tengo más que un mal presentimiento viendo la sonrisa que Hasumi me dió al final.

Esa chica, espero que no extienda rumores por la escuela, de Sakurai flirteando con una chica.

Como se esperaba llevar ropas mojadas le roba a uno toda su temperatura corporal. Vamos a tomar prestada ropa de Soutarou antes de ir a la enfermería.

Sin embargo, tengo la sensación de que las cosas están finalmente llegando a su fin. Mientras abrazaba a Madoka, di un suspiro de alivio.

♥ ❤ ♥

<Capítulo Anterior                Siguiente Capítulo>

★Capítulos★

Anuncios

Un comentario en “Dokidoki Renai – Capítulo 26: La tercera rueda, el caballero y la princesa (3)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s