Dokidoki Renai – Capítulo 15: El juego del escondite, la oscuridad y el primer amor (1)

Ahora mismo son las 17:15 horas, El escondite del infierno termina a las 18:10, pero sólo en caso de que permanezca escondido hasta alrededor de las 18:30.

Han pasado alrededor de 5 minutos desde que ha empezado, así que probablemente me esté buscando ahora. En ese caso, es mejor si me distancio lo máximo posible de la clase.

El segundo edificio escolar es el más alejado del aula. Está decidido, me dirijo hacia allí.

Tendré que pasar por el pasadizo en el segundo piso para acceder al segundo edificio.

Ahora que me he decidido, es el momento de dar lo mejor de mi capacidad para llegar hasta allí.

—Probablemente sea mejor no moverse demasiado alrededor, huh…

Ya que podría chocar con él en alguna parte, lo mejor será disminuir mis movimientos.

Me voy a esconder en algún lugar de allí, como el almacén en el primer piso y esperaré con el aliento contenido junto a la ventana. Siento que este es el mejor plan. Aunque con mi físico actual que es considerablemente grande es bastante difícil ser furtivo, pero haré lo posible para encogerme y estar en silencio.

Me dirigí hacia el segundo edificio por el pasadizo. Salté los últimos tres escalones mientras descendía, me zambullí en el almacén cercano a la escalera. A pesar de su ubicación, había una ventana.

Este estrecho espacio era aproximadamente del tamaño de 8 esteras de tatami*, estaba lleno de materiales de enseñanza. Había un órgano no utilizado al lado de la ventana.

[*los tatamis tienen una medida estándar de 90×180 cm aunque pueden variar según la zona]

No quería tocarlo ya que estaba muy polvoriento, pero en caso de que sucediera lo peor, escalaré el órgano y me apoyaré contra la ventana que quedaba justo encima. Incluso si Narahashi entra, debería poder escapar de él en unos 10 minutos saltando fuera por la ventana.

Puedo oír voces de estudiantes, por la ventana, que están metidos en las actividades de sus clubs. Las voces seguramente se podían oír, ya que el segundo edificio estaba situado al lado del gimnasio y la piscina.

—Podría unirme a un club…

Mitsuki también lo mencionó que quería unirse a un club, tal vez podría unirme al mismo para protegerla de chicos extraños. Pero no tengo idea de qué club elegir y tampoco sé qué clubes le pueden atraer ahora.

No soy particularmente bueno en los deportes, y puede ser un gran obstáculo si me uniera en mi segundo año.

Por la ventana puedo ver al club de natación realizando sus actividades ahora.

Mi vista es mala así que no lo puedo asegurar pero, ¿no es ese Takayanagi?

Llevando el uniforme de gimnasia mientras sostiene herramientas de limpieza, parece que esté dando instrucciones. Parece que el club de natación va a limpiar la piscina.

Vi la figura de una chica vestida con el uniforme.

— ¿No…. No es esa Mitsuki?

Ese pelo rosado es absolutamente Mitsuki.

Aunque no puedo ver su expresión, parece hablar felizmente con Takayanagi.

¿Mitsuki va a entrar en el club de natación? Onii-chan estará muy preocupado si Mitsuki que es tan linda y tiene tan buena figura se expone en bañador. Pero si realmente quiere unirse, no la podré detener.

Por otro lado, el Príncipe no está involucrado en ninguna actividad de club y es imposible esperar que entre a un club sólo para disfrutar de sus actividades con ella. Pero sus parámetros deportivos y similares pueden incrementar si se une al club de natación.

Está bien si yo, su onii-chan, la protege de algunos idiotas que intentan empezar algo raro con ella.

Mirando mi reloj, son las 17:30 ahora. Quedan aún 30 minutos para acabar.

Debería haber traído mi teléfono. Este aburrimiento es tan difícil de soportar. Debido a que había educación física durante el sexto periodo de hoy, me sentía excesivamente somnoliento.

Ah, me estoy quedando dormido. Aunque no puedo dormirme, mis párpados se sienten pesados.

Sólo por un momento. Sólo por un momento, cerraré mis ojos. Sólo cerraré mis ojos durante 5 minutos…

A pesar de ser sólo una excusa, la oscuridad del sueño me engulló, llevándome a lo profundo del mundo de los sueños.

Me pregunto cuánto tiempo he dormido. Puede ser porque dormía en una extraña posición, o porque dormía sobre el órgano, me desperté con una contractura en el cuello. Me dolía la cintura y el hombro.

—Ouch… ¡¿ahora… qué hora es!?

—Son las 19:45

—No puede ser, la escuela está cerrada….

Izumo Gakuen se cierra por completo a las 19:15. Aparentemente a las 19:00 los clubs aún están activos pero a las 19:15 tienen que cambiarse y salir. Y 30 minutos después de todo, todos los estudiantes desaparecen.

Pero si son las 19:45, los profesores puede que aún estén aquí. Si golpeo la puerta, ellos pueden notarnos.

Mis pensamientos se detuvieron ahí. Justo ahora, ¿quién ha respondido a mi pregunta?

Vagamente entendí que había alguien más aquí. Esa voz y esa forma de hablar, es sin ninguna duda ese pervertido, el peor Presidente del Consejo Estudiantil a quien odio profundamente.

—… Narahashi…

— ¿Uh?

Una baja voz que me impactó salió.

Con esa sonrisa de gato Cheshire en su cara, Narahashi inclinó su cabeza. A pesar de que cuando Soutarou lo hacía parecía astutamente lindo, cuando este chico lo hacía, sólo me enojaba.

—¿Por qué no me has despertado?

—Porque bunny-chan dormía tan apaciblemente. Tu cara durmiendo también es tan linda. Tan parecida a los ángeles.

Sus superficiales palabras me enfadaron todavía más.

Seriamente te odio, Narahashi.

A este chico no le gusto. A este chico no le gusta nadie. Este chico no ama a nadie.

Tan superficialmente diciendo palabras de amor, seguramente sólo tiene miedo de estar solo.

El único que te gusta y amas es a ti mismo.

No pongas más esa falsa sonrisa.

No digas que te gusta, aunque no lo pienses.

No te apegues a cosas que nunca te han gustado y causes problemas.

No he nacido para llenar la brecha en tu corazón, y tampoco poseo lo que necesitas para sanar esa herida.

—Esto es el por qué, desde el fondo de mi corazón te odio. Te odio muchísimo, Narahashi.

Por primera vez, la sonrisa de Narahashi se destruyó ante mis sentidas palabras.

Me pregunto que intentan expresar sus mejillas temblorosas.

—Eh… bunny-chan… no entiendo lo que intentas decirme…

Cuando desvié mi mirada del desconcertado Narahashi, vi una chaqueta de conejo negra tendida en mi regazo.

Narahashi fue probablemente quien me puso esto. Desprendía ligeramente su olor. Olía como picante y a colonia dulce.

El olor del Príncipe me tranquiliza, pero el de Narahashi es incómodo, me inquieta y me hace palpitar el corazón.

—¿Sabes, que quiero mucho a bunny-chan y también a Mitsuki-chan? Por supuesto, amo a las otras chicas también. Pero a pesar de todo eres bunny-chan, no puedo decir que esté impresionado de oír tales cosas de ti.

Narahashi que recuperó su habitual yo agarró mi brazo y tiró de mí para bajarme del órgano.

Debido a que me estiró de golpe, el entumecimiento de haber dormido en una mala posición se extendió por todo mi cuerpo y perdí el equilibrio. Mi espalda chocó contra el duro suelo de hormigón.

—Ouch…

—Bunny-chan, no voy a ponértelo fácil hoy.

Se puso a horcajadas sobre mi cintura y sujetó mis manos por encima de mi cabeza. Cuando intenté moverme, me di cuenta de que su fuerza iba más allá de lo que esperaba y la resistencia era inútil.

No, no es por eso. Es porque él me empujó hacia abajo con una cara tan triste que me resultó difícil resistir. Soy un chico ahora después de todo. Si resisto seriamente y si sólo es él, probablemente lo pueda derribar.

Me quitó la corbata y los botones de mi camisa estaban completamente desabrochados. Este tío, esos movimientos tan practicados.

Dado que originalmente era una chica, como era de esperar, todavía me sentía avergonzado cuando mi torso, iluminado por la luz del fluorescente, se veía.

La mano de Narahashi me acarició suavemente el costado. Hacía cosquillas.

—Na, tu… ¿Estarás, Narahashi-kaichou, satisfecho si tienes sexo conmigo? ¿Estarás satisfecho si duermes conmigo una vez?

—¿Está bien? Mientras bunny-chan haga cosas obscenas conmigo, me bese y diga que le gusto, está bien.

Su voz sonaba claramente hueca.

A pesar de que se esforzó mucho para poner su sonrisa habitual de gato Cheshire, no lo consiguió. Su rostro de ikemen lleno de encanto se volvió poco atractivo.

—Es eso. Veamos, puedo decirlo. Me gustas. Me gustas.

Diciendo “me gustas”, tiendo sexo y besándose. ¿Estás satisfecho con eso?

Le entregaré mi cuerpo a Narahashi sólo una vez. Incluso yo tenía alguna anticipación sobre mi primera vez con un chico, pero nunca hubiera imaginado que dormiría con otro chico mientras estoy dentro de un cuerpo masculino.

Pero si con esto deja de involucrarse con Mitsuki y conmigo, ya no puedo molestarme. Puede hacer lo que quiera.

Dejé de resistir completamente y dejé que la fuerza saliera de mi cuerpo. Y luego miré directamente a Narahashi.

Su expresión facial se deformó. Parecía que caía en la desesperación. Agarrándome de la nuca, acercó sus labios tanto a los míos que casi se tocaron.

—… Por qué tu… *sniff*, dices…. Tal cosa….

—… ¿Eh?

En ese momento, me di cuenta.

Estaba llorando. Narahashi lloraba.

Gota a gota, sus lágrimas caían sobre mis mejillas.

— ¿No está bien estar tranquilo y dormir conmigo? ¿Por qué expresaste las cosas que no quería que otros vieran? Incomprensible…. También te odio. Te odio muchísimo.

— ¿Hah?

Yo medio desnudo tumbado en el suelo. Narahashi montado sobre mi cintura sollozando.

He tenido suficiente. ¿No es esta escena ridícula?

Y por alguna razón me acaba de decir que me odia. Ser odiado por Narahashi, y no ser más perseguido por él es causa de celebración.

Estaría bien si pudiera irme y decir “Hey adiós” pero no puedo, huh. El yo que ahora es como un caballo siendo montado no puede escapar incluso si quiero.

Por ahora voy a intentar calmar al llorón Narahashi y persuadirlo para que me deje ir.

♥ ❤ ♥

<Capítulo Anterior                Siguiente Capítulo>

★Capítulos★

Anuncios

3 comentarios en “Dokidoki Renai – Capítulo 15: El juego del escondite, la oscuridad y el primer amor (1)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s