Burikko – Capítulo 10: 7 años de edad – K de corazones


No tengo confianza en mí mismo. Y me odio a mí mismo.

Debido a mi posición como príncipe, todo el mundo a mí alrededor me sirve como si fuera natural, pero al final, ¿soy alguien digno para que hagan eso?

Desde que era pequeño hasta ahora, he tenido mi vida pauteada. Hasta que cumplí los cinco años, casi nunca salí del palacio interior.

Había muchos peligros afuera, después de todo. Ojisan estaba pauteando mi vida después de todo… Ésas eran las razones.

Mi mundo era cerrado.

La primera amiga que hice en mi pequeño mundo fue mi sirvienta Colette.

Ella murió ante mis ojos… Por el veneno que estaba en los bocadillos traídos repentinamente por una criada.

El siguiente amigo que hice fue mi guardia Adolphe.

Él también murió ante mis ojos… Cuando alguien intentó asesinarme, él me cubrió.

El tercer amigo que hice fue mi tutor Émile.

Trató de traicionarme y matarme, por lo que fue asesinado por mi guardia.

Si yo no existiera, ninguno de ellos habría muerto…

Después de eso, decidí intentar dar lo mejor para tener pocas personas cerca de mí tanto como sea posible.

Tenía miedo del dolor de mi corazón producido por la gente cercana a mí convirtiéndose en sacrificios.

Para matarme, para protegerme, de ahora en adelante muchas más personas serían sacrificadas y en poco tiempo mi corazón no dolería tanto.

Pensé que eso estaba bien.

Debido a que evité crear amigos con los que pudiera relajarme, naturalmente no tenía a nadie de mi edad a mi alrededor.

Yo era diferente a Raiga.

Mi mayordomo estaba desesperado por lograr que rápidamente hiciera amigos de la misma edad para poder protegerme a mí mismo, y los hijos de los nobles de la Facción del Rey fueron traídos a mi encuentro pero… No pude enfocarme en ello. Pensé que necesitaba aliados, pero… No pude actuar. No tuve el coraje de moverme, ni pensé que quería moverme.

Debido a la sospecha de ser traicionado de nuevo y el temor de perder a alguien de nuevo.

Incluso si los seguidores de Raiga no estaban apuntando a mi vida, ellos diligentemente se apoderaron de mí.

Ese día también estuve rodeado por los seguidores de Raiga.

En el palacio interior, incluso cuando me empujaron y trataron de ponerse encima de mí, ni siquiera me resistí.

Siempre era lo mismo y después de un tiempo, probablemente se cansarían de ello. Era así cada vez, no harían nada demasiado cruel. Si se quedaba en el nivel de niños liándola, los guardias no se moverían.

Si lo soporté, solo por un poco…

Pero el golpe que esperaba no llegó.

—¡Heyy! ¡Detente ahí!

De repente me llegó una voz ubicada arriba de mi cabeza.

Al mismo tiempo que escuché la voz, el muchacho que intentó golpearme fue enviado volando.

Lo que descendía del cielo era una niña de pelo rosa y un chico con cabello color castaño caramelo.

Miré con los ojos muy abiertos la extraña entrada.

—¿Puedes ponerte de pie?

El muchacho me ayudó.

La chica estaba reteniendo a los seguidores de Raiga. A pesar del hecho de que eran abrumadoramente más que ellos.

Lo que ella usaba para protegerse era una hermosa magia barrera, cuidadosamente creada. Nunca había visto a alguien de esa edad usar eso.

Los dos me sentaron en la escoba y me llevaron al Edificio Mágico. Yo estaba abrumado de verlo desde el cielo por primera vez.

Eran niños que estaban más allá de las expectativas en todos los sentidos y estar con ellos era divertido. Era la primera vez que me sentía así.

Yo que había  perdido estos sentimientos en mi corazón, los sentí por primera vez desde que nací.

Al mismo tiempo, sentí que quería tratar de hablarles un poco, tratar de conocerlos un poco.

Había pasado mucho tiempo desde que había escuchado una voz amistosa hablando conmigo con tanta energía.

… Aunque pensaba que ya había decidido que no me involucraría profundamente con otros nunca más.

Si fueran ellos, ¿estaría bien que estuvieran a mi lado? ¿Serían los primeros aliados de mi edad?

Mis expectativas estúpidas asomaron su cuello.

Una persona astuta como yo pensó usar el poder político para capturarlos… con mi estatus de primer príncipe.

Los días que pasé con ellos fueron emocionantes y llenaron mi corazón de calor. Por eso lo había olvidado.

Y ocurrió un incidente lamentable.

Ese día, invité a Achille y Camille a venir conmigo a recorrer la ciudad alrededor del castillo.

Fue porque simplemente pensé que sería más divertido con mucha gente.

Junto con los guardias preparados para mí, me dirigí al mercado con buen humor.

… No importa cuánto lo lamente, todavía no sería suficiente. Entre esos guardias había un asesino.

Achille y Camille trataron de ayudarme a escapar.

Camille preparó una escoba con magia y me dijo que escapara. Pero no podía moverme.

¿No los perdería a los dos? Como el guardia que me había salvado en el pasado… Pensando en eso, me asusté. No podía irme de allí.

Al final, Camille resultó herida.

Con lo último de sus fuerzas, mató a un asesino y me protegió. Incluso mientras la sangre fluía de su estómago.

El cuchillo que la había apuñalado se había derretido y cayó al suelo.

—¡Camille! ¡Camille!

Mientras temblaba, la apoyé.

Achille aplicó ayuda de emergencia con la magia curativa que aprendió, pero era todo lo que podía hacer para detener el sangrado y tratar la quemadura. En cuanto a mí, no podía usar magia en absoluto.

Me maldije por ser inútil.

Estoy siempre, siempre siendo protegido por los demás. ¿Cuántas personas tienen que sacrificarse por mí antes de que esté satisfecho? Soy… tan patético.

Yo estaba disgustado conmigo mismo por ser incapaz de vivir sin sacrificar a otros. Aunque se suponía que lo había entendido, antes de que yo lo supiera, me había vuelto podrido por el ambiente cómodo.

No planeé que esto sucediera. Como pensé, sería mejor si yo no existiera.

Los dos podían separarse de mí, pero cuando eso sucedió, tenía que abandonarlos decididamente por su bien, pensé.

Verlos dañados de esa manera fue más doloroso de lo que yo había imaginado. Mientras estuvieran a mi lado, los dos no podrían vivir vidas tranquilas.

♦ ♦ ♦

—Royce-sama, Royce-sama ~ ♪

Camille, que estaba de buen humor, estaba jugueteando conmigo. A pesar de que había pasado por algo así, ella siguió alrededor mío aún más.

Una linda, pero confiable hermana mayor o tal vez hermana menor… persona importante para mí.

Su buena disposición hacia mí era visible, pero ni siquiera un poco de amor, o sentimiento romántico se podía ver. Por eso podía asociarme con ella sin poner ninguna distancia entre nosotros.

—Camille, ¿no es malo que sigas tanto alrededor de Royce-sama? Así, Royce-sama no puede moverse, ¿sabes?

Dijo Achille, apartando tranquilamente a Camille de mí. No es consciente de ello, pero tiene “buena disposición” hacia Camille… es lo que pienso.

Hasta ahora, él ha estado cuidando de ella.

En secreto creo que sería bueno si los dos se emparejaron entre sí.

La única que puede quitarle la cara de póker a Achille es Camille, después de todo y el único que puede detener los alborotos de Camille es Achille, a fin de cuentas.

En este momento Camille está trabajando en el castillo como una maga “Roja” y Achille está allí como aprendiz en cosas relacionadas con el gobierno.

Lejos de dejarme, los dos se convirtieron en aprendices en puestos de trabajo para mi futuro.

No soy rival para estos dos.

… Sentí que no podía quedarme así.

Tengo que dejar de mantener estos sentimientos de inferioridad acerca de mi padre el rey y sobre mi primo, y dejar de revolcarme en los sentimientos de culpa por mi existencia.

Así que de ahora en adelante, seré un lord digno de estos dos.

♥ ❤ ♥

<Capítulo Anterior                Capítulo Siguiente>

★Capítulos★

Anuncios

Un comentario en “Burikko – Capítulo 10: 7 años de edad – K de corazones

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s